Cargando buscador...

19 de septiembre de 2010

Zinemaldi 2010: I saw the devil

Sección Oficial a concurso

Akma-reul Bo at-da / I saw the devil (Kim Jee-Won)


Akma-reul Bo at-da / I saw the devil de Kim Jee-Won se ha visto en su versión íntegra sin censurar en San Sebastián. En Corea del Sur, su país de origen, ha sido censurada eliminándose algunas de las escenas por ser considerada una película excesivamente violenta, de hecho la etiquetan como la película coreana más violenta de la historia. No conozco toda la Historia del Cine de Corea del Sur así que en ese sentido no tengo criterio para opinar. Pero en lo de que es violenta, en eso sí, un rato largo. Es bestial.

Un hombre que asesina a chicas jóvenes de forma totalmente sádica realiza uno de sus “trabajos” con la novia de un agente especial secreto muy bien entrenado, siendo además la hija de un ex alto cargo de la policía. Cuando éstos se enteran de su muerte, sólo quieren una cosa: venganza y sufrimiento para el autor de su desgracia.

Nos encontramos pues ante una película que trata de eso: de una venganza. Pero no sólo de eso, ya que si no, se quedaría en algo totalmente tópico, sino que el director Kim Jee-Woon va más allá, haciendo ver cómo una persona que sóla y exclusivamente quiere venganza puede llegar a convertirse en algo peor que su víctima. ¿Quién es el diablo? ¿El justiciero o el ajusticiado?

Imagino que si esta película la ve la actual ministra de Cultura española, no podrá verse en los cines ya que si calificó de cine X la penúltima entrega de Saw, esta que nos ocupa no se quedará atrás, y aunque realmente no se pueden comparar, en ciertos aspectos a I saw the devil puede relacionársele con el género llamado torture-porn, al que pertenecen las entregas de la citada Saw o Hostel, por ejemplo. Es decir, la película tiene muchas, muchas escenas brutales, con sangre brotando por doquier y en algunos momentos de formas bastante retorcidas.


Diciendo todo esto, mucha gente se pregunta porqué ha sido incluida en un Festival de Cine como el de Donosti, y no va directamente al de Sitges, por ejemplo. Mi pregunta es: ¿y por qué no? El filme, a pesar de la cantidad de hemoglobina que se ve, está muy bien rodado, con una fotografía e iluminación geniales (para la iluminación, el director reconoció haberse basado en los tonos que se veían en Zodiac, de David Fincher, cosa que es bastante reconocible) y con una buena historia que contar (de una forma radical, sin duda, pero con historia al fin y al cabo). Además, está muy bien interpretada por Lee Byung-Hun (el joven protagonista justiciero, a quien definen como el Brad Pitt asiático, que finalmente no ha visitado San Sebastián como estaba previsto) pero sobre todo por el villano, Choi Min-Sik, quien también estaba en la película de culto Oldboy, de Park Chan-Wook. Compone un personaje asesino psicópata, inteligente y sanguinario sin igual, digno de recuerdo. Comentar también que la película se permite aligerar un poco la tensión del espectador entre tanta sangre con algún toque que otro de humor negro muy bien colocado.


A veces la película puede recordar a un cómic de superhéroes, debido a la historia del justiciero y del villano, incluso en la forma de vestir del protagonista, de cómo luchan entre sí, cómo se mueven… Pero el tema no va por ahí, va de que, como ya dije más arriba, una persona puede convertirse en alguien totalmente irracional mucho más bestia que su víctima sólo por el hecho de querer venganza.

Kim Jee-Woon comentó que en una historia como la suya, mostrar tanta violencia era inevitable, cosa que además los espectadores (cuyas opiniones por lo general están bastante divididas) estaban sobre aviso ya que en las diferentes programaciones se indica que contiene escenas de alta violencia que pueden herir la sensibilidad del espectador.

En mi opinión, me gutaría que se llevase algún premio de los importantes, (dudo que aspire a la Concha de Oro aunque sería un fallo del jurado muy transgresor sin duda... veremos en el apartado interpretativo). Aunque aún queda mucho Zinemaldia por delante.

Un 8.
(apunte: rondando el 9)

PD: He hablado del género torture-porn y he mencionado Hostel. Kim Jee-Woon reconoce no haber terminado de ver dicha película precisamente por lo violenta que le parecía. Irónico, sin duda.

PPD: He mencionado también a Park Chan-Wook, quien tiene en su haber la famosa trilogía de la venganza (
Simpathy for Mister Vengeance, Oldboy, Simpathy for Lady Vengeance) con quien compararon en rueda de prensa a Kim Jee-Woon, y él, en parte sorprendido porque en España se mencione (se conozca) a Chan-Wook, dice que éste empieza sus películas efectivamente con mucha violencia, pero que llega un momento en ellas en el que se olvida de eso y que da la impresión de que cambia de género… Él no: él comienza la película violentamente y la mantiene así hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paginación