Cargando buscador...

17 de septiembre de 2019

Zinemaldia 2019 - Premios Donostia


Un año más, el Zinemaldia otorga tres Premios Donostia. Un año más, los tres son magníficos. Y un año más, el Festival continúa, podría decirse, con la tónica iniciada hace un par de años respecto a este premio concreto: Uno de ellos se le entrega a una personalidad del cine altamente respetada, y quizá no tan conocida para las masas de fans (en los dos años anteriores fue el caso de Agnès Varda y de Hirokazu Koreeda); otro de los premios va a las manos de alguien muy consagrado desde hace muchos años en el mundo de la interpretación (como Judi Dench en 2018); y por último el tercero de los premios, ya para alguien muy reconocible por la gente (lo cual no quiere decir, por supuesto, que sea alguien que no merezca elogios por sus interpretaciones, al contrario ya que si no, no tendría sentido darle un premio como este).

Con todo esto, cada uno de los Premios Donosti de 2019 son nada más y nada menos para el director Costa-Gavras, el actor Donald Sutherland, y la actriz Penélope Cruz.

15 de septiembre de 2019

"The man who killed Hitler and then the Bigfoot" (Robert D. Krzykowski)


Una película que se titula El hombre que mató a Hitler y después al Bigfoot hay que verla sí o sí. Con semejante título uno puede esperarse algo muy bizarro, muy divertido y loco... Además, si una de las personas implicadas en el equipo artístico es Douglas Trumbull (responsable de los efectos especiales de películas tan míticas como 2001: Una odisea del espacio o Blade Runner, entre muchas otras), el aliciente para querer verla es mucho mayor.

El problema está en que lo que uno espera de la película no se parece absolutamente en nada (repito: en nada) a lo que luego se ve en pantalla. Efectivamente, se cuenta la historia del hombre que mató a Hitler y luego mata al Bigfoot. En ese sentido no hay engaño alguno... el caso es cómo cuenta todo y qué recursos utiliza. Recursos dramáticos, básicamente. Pero dramáticos en el sentido más estricto de la palabra, porque al final, la película es un drama. Y uno de los flojos... De los muy flojos.

22 de junio de 2019

Varda por J.R.R.


El único contacto que había tenido anteriormente con Agnès Varda fue en 2017, cuando en el Zinemaldia le otorgaron uno de los Premios Donostia de aquel año (eso si no tenemos en cuenta las referencias que ya tenía de ella, cuando unos años antes el propio Zinemaldi dedicó una retrospectiva a su querido Jacques Demy, yendo la propia Varda a presentar el ciclo). En aquella ocasión pude ver cómo esta pequeña mujer, de sonrisa permanente, recorría los metros de alfombra roja que separaban el hotel María Cristina del Teatro Victoria Eugenia, donde José Luis Rebordinos, director del Festival, le entregaría el premio. En ese recorrido y tras las vallas, nos encontrábamos poquísima gente, apenas nadie, para aplaudirla como se suele hacer habitualmente con otro tipo de premiados o estrellas que realizan ese pequeño paseo para presentar sus películas. Unos pocos aplausos y la inamovible sonrisa en la cara de Varda. Intenté conseguir su autógrafo, pero no fue posible. Me saludó muy amablemente, pero no se acercó. Qué pena cuando sucede eso, qué frustración. Pero no importa, pues estaba claro que la edad no perdona, notándosele el esfuerzo y la emoción. Ese año, Agnès Varda presentaba la que era su última película (ahora penúltima), Caras y lugares, codirigida junto al artista JR. Una estupenda, divertida, original y emotiva película que gana puntos según se ve más veces.

Reconozco que tras ese único contacto no tuve curiosidad de indagar más en su filmografía, aun a sabiendas de que poco tiempo después le otorgaban también un Oscar honorífico en homenaje a toda su carrera... Algo debía de tener esta directora para que fuese reconocida con tanto premio importante.

El siguiente contacto con ella ha resultado ser una gran oportunidad de poner remedio a no haber visto nada más de lo que ha realizado: el ciclo Nosferatu de San Sebastián, organizado entre otras entidades por Donostia Kultura y la Filmoteca Vasca, programaba un ciclo si no completo, casi, sobre ella. Voy a confesarlo: inicialmente tenía mis reticencias, incluso llegué a pensar en que quizá este ciclo sería el primero al que no iba a asistir tras estar haciéndolo fielmente durante muchos años... Afortunadamente algún consejo de gente que conoce sus películas y la curiosidad cinéfila de un servidor, me hicieron cambiar de opinión.

26 de marzo de 2019

dFeria 2019: Drama. De Shakespeare al porno


El drama también estuvo muy presente este año en lo que pude ver en dFeria, teniendo William Shakespeare y varias de sus tragedias más conocidas un protagonismo especial. Como ya comentaba en la introducción al artículo sobre danza, este año se quería reflejar en la feria el poder, en su sentido más amplio, y el dramaturgo inglés por excelencia sabía reflejar como nadie eso mismo: Poder y abuso de ello...

Vi más espectáculos aparte de obras basadas en tragedias shakesperianas, así que a continuación comentaré algunas cosas sobre cada una de ellas, única y exclusivamente como mero espectador, pues es la única forma de la que me veo capaz de opinar:

19 de marzo de 2019

dFeria 2019: Danza. Kukai + Compañía Lava


Poder ser. Poder hacer. Poder. Todo lo que esa palabra conlleva ha sido el leit motiv de la edición 25 de dFeria, el festival de artes escénicas de Donostia-San Sebastián, reflejándose en su cartel y siendo representado por la pierna de una bailarina en alto, quizá gritando, seguro en movimiento. También el poder, de una forma o de otra, se ha visto en muchas de las propuestas escénicas de este año en la feria. Una gran variedad de disciplinas artísticas se han podido ver y disfrutar, y de algunas de ellas hablaré en este artículo y algunos más. No he podido ver todo lo que quisiera, claro, pero lo que he tenido oportunidad de ver, en su gran mayoría, me ha dejado bastante satisfecho.

Comienzo el repaso a lo que he visto, con los espectáculos de danza:

18 de marzo de 2019

dFeria 2019: Entrevista a Rafa Maza: "El humor bebe del surrealismo, de la incoherencia coherente, de saber decir incoherencias coherentemente"


El artista Rafa Maza conoce bien los escenarios de Donosti. O más que sus escenarios, quizá sea más adecuado decir que lo que conoce son aquellos bares o locales donde ha actuado las veces que ha venido a la ciudad, pues cada vez que lo ha hecho ha sido en esos sitios donde ha enseñado a la gente sus diferentes shows, bien con un gran personaje como es el pijo Fabiolo, o como hípster redomado...

Un clown y un estupendo actor a quien le gusta imitar voces y a través de sus personajes enseñarnos cositas de la vida y de nosotros mismos, al que agradezco enormemente sus minutos de charla. Pero dejemos que sea el propio Rafa quien nos desgrane todo esto a través de la entrevista que pude hacerle durante el festival de Artes Escénicas de Donosti, dFeria.

2 de marzo de 2019

"70 Binladens", de Koldo Serra - Thriller urbano modélico



La tercera película (para cine) del bilbaíno Koldo Serra es un thriller urbano en toda regla, puro cine negro a la vieja usanza con muchos, si no todos, los elementos del género: un banco, un atraco, la policía tras los ladrones (porque el atraco, obviamente, no va a salir bien), y una galería de personajes de todo tipo de pelaje, donde probablemente ninguno se salva de tener secretos o ases en la manga (en no pocas ocasiones del metraje queda esto bastante claro). Eso sí, quizá los personajes más transparentes sean aquellos de los que uno menos lo puede esperar: los atracadores. Son gente chunga, claro, pero van con las cosas por delante. Queda pues algo clara la crítica que Serra y los tres guionistas de la película (Javier Echániz, Juan Antonio Gil Bengoa y Asier Gerricaechevarría) han querido contar hacia una parte de la sociedad (entre otras cosas).

1 de marzo de 2019

SÍ volveré a ver los Oscar por estas diez razones


No nos engañemos. O al menos, yo no os voy a engañar. Por mucho que diga o por mucho que critique a los Oscar, tengo claro que volveré a ver la gala del año que viene. Me gusta la salsa de este tipo de premios, y me gusta ver a gente que admiro como actores, actrices, directores o directoras recibiendo premios, poniendo caritas, etcétera. 

Por lo tanto y sin enrollarme más de la cuenta, voy a tratar de enumerar diez razones que además de porque me gusta ver estas cosas, hacen que el año que viene vuelva a trasnochar y pase la noche en vela para ver qué película se convierte en la película del año, o quiénes en las personalidades cinematográficas del mismo.

Allá voy:

NO volveré a ver los Oscar por estas diez razones


Es verdad que los Oscar son los premios más importantes de cine del año (y del mundo), y que es muy fácil poder pasar de ellos... Deberían darnos igual todas estas cosas, lo que tiene que disfrutarse es el Cine en sí, y no ver cómo un grupo de gente se premia entre sí condescendientemente, sonriendo a cámara todo el rato y luciendo sus mejores galas. Unos premios donde nunca premiaron (sin tener en cuenta los premios honoríficos) a gente como Chaplin, Hitchcock, Cary Grant, Kubrick o Terence Fisher (entre muchos otros grandes del Cine) cuando tuvieron que ser premiados no deberían merecer nuestra atención. Y por si fuera poco, un año más han dejado claro que prefieren premiar cosas "blancas" y nada dañinas, totalmente americanas, sin ninguna profundidad en ningún aspecto, que arriesgar y jugársela. No, esas cosas no pasan en los Oscar.

Es por este tipo de cosas y por lo visto en la gala de este año por lo que me planteo volver a prestar atención a estos premios en su próxima edición, con diez razones.

Allá voy:

24 de febrero de 2019

Oscars 2019: Quiniela completa ¡A txiflar!


Se quiera o no se quiera, guste o no guste, hay que reconocer que los Oscar son los premios de cine más importantes del año. Unos premios que millones de personas siguen en directo, y que este año habrá que ver con especial atención cómo les va en audiencia, ya que no han tenido más que una cagada tras otra en cuanto a decisiones tomadas. En algunas cosas han tenido que recular, pero otras siguen ahí. No habrá ningún maestro de ceremonias, ya que nadie quiere enfrentarse a ello tras lo que le ha pasado a Kevin Hart, mientras que entregar premios en las pausas publicitarias, así como el premio a la película más popular, es algo que no afortunadamente no ocurrirá.

Está por ver si Roma hace historia recogiendo los premios de mejor película de habla no inglesa y de mejor película (junto a otros posibles), o si triunfará el black power con Infiltrado en el KKKlan, Black Panther, Mahersala Ali y Regina Kimg como grandes representantes. También se verá si hay claras perdedoras o si todo queda muy repartido (yo creo que será así)... Lo que sí parece estar claro es que hay al menos tres premios cantadísimos: Dirección (Alfonso Cuarón), canción original (Shallow, de Ha nacido una estrella), y mejor película de animación (Spider-man: Un nuevo universo)

El caso es que es hora de hacer quiniela completa de todos los apartados, además de los que ya he ido analizando en los últimos artículos, y luego ya veremos si he acertado o no. Alguna que otra categoría la indico a boleo, al no haber visto nada de lo nominado (documentales, y cortometrajes, básicamente, aunque en cortos alguno sí he visto, a ver si hay suerte con Madre, de Rodrigo Sorogoyen). 

¡Vamos allá! Mi quiniela, basándome en lo que yo creo que ganará (no en apuestas personales) es esta:

Paginación