Cargando buscador...

27 de septiembre de 2014

Zinemaldia 2014: Palmarés oficial y resto de premios

El 62 Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián (Zinemaldia) se ha clausurado con el siguiente palmarés:

CONCHA DE ORO A LA MEJOR PELÍCULA
MAGICAL GIRL, Carlos Vermut

PREMIO ESPECIAL DEL JURADO
VIE SAUVAGE, Cédric Kahn

CONCHA DE PLATA AL MEJOR DIRECTOR
Carlos Vermut, MAGICAL GIRL

CONCHA DE PLATA A LA MEJOR ACTRIZ
Paprika Steen (SILENT HEART)

CONCHA DE PLATA AL MEJOR ACTOR
Javier Gutiérrez (LA ISLA MINIMA)

PREMIO DEL JURADO A LA MEJOR FOTOGRAFÍA
Alex Catalán, LA ISLA MINIMA

PREMIO DEL JURADO AL MEJOR GUIÓN
Denis Lehane (THE DROP)

Zinemaldia 2014: Palmarés ¡A txiflar!


En el Zinemaldia ya está todo el pescado vendido. Ya se han visto todas las películas a concurso y ahora sólo basta saber cuáles han sido los resultados de cada una de las deliberaciones de los diferentes jurados del Festival. Me centraré, como siempre, en la Sección Oficial, con un jurado presidido por el productor Fernando Bovaira y entre quienes se encuentran figuras importantes como la actriz Nastasja Kinski y la escritora y directora Marjane Satrapi. ¿Habrá pitidos, silbidos y pataletas con el fallo del jurado? ¿Habrá aplausos? ¿Unanimidad? Siempre es un verdadero misterio y en unas horas lo sabremos...

Tengo que reconocer que el nivel ha sido bueno. No excelente, pero sí bueno. Hay algunas que tengo claro que deberían ser premiadas, y otras que me alegraría inmensamente que quedaran fuera de todo palmarés posible... En fin, voy a elaborar mi propia quiniela, la de ¡A txiflar! y esta misma noche comprobaremos si he tenido muchos aciertos...

Mis ganadores para el Zinemaldia 2014, 62 Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián son...

25 de septiembre de 2014

Zinemaldia 2014: Regreso a Ítaca (Laurent Cantet)

PERLAS

Pasado. Amistad. Miedo. Teatralidad.



Amadeo. Rafa. Aldo. Eddy. Tania. Cinco amigos que se reúnen en la azotea de un edificio en La Habana, tras dieciséis años sin mantener contacto. Celebran el reencuentro. Bailan, ríen. Recuerdan tiempos pasados. ¿Mejores? No se sabe. “Eva María se fue, buscando el sol en la playa…”, suena la mítica canción de Formula V y siguen bailando. Beben. ¿Todos? No, todos no… llegará un punto en el que descubriremos que hay un personaje que no bebe debido a alcoholismos pasados… Pasados. Cada uno tiene el suyo, lógicamente. Pronto iremos descubriendo cuáles son los pasados que cada uno de estos cinco personajes tiene. Respecto a  su futuro… quién sabe si lo tendrán. Claro que sí, lo tendrán como lo tendremos cada uno de nosotros, el caso será saber si será mejor o peor que lo que tienen, que lo que han tenido.

La Habana, 2014. Las cosas no han cambiado demasiado en décadas. Los personajes, y con ellos el espectador, aprovecharán para reflexionar precisamente sobre eso: no se sabe qué futuro tendrán. Sigue existiendo el Régimen. Un duro régimen que sigue controlándoles y con el que han visto siempre coartadas sus libertades, sus pensamientos, sus actos. Daba igual. Se tenían los unos a los otros. Eran amigos. Hasta que uno de ellos decidió irse, desapareció a España.

20 de septiembre de 2014

Zinemaldia 2014 - La isla mínima: Arde Doñana


True detective (varios directores, 2014-).
Se7en (David Fincher, 1995)
Arde Mississippi (Alan Parker, 1988)
Memories of murder (Bong Joon-ho, 2003)

Ahí están algunas de las grandes referencias a las que uno acudirá sin duda alguna al ver La isla mínima, de Alberto Rodríguez, primera película a concurso en la Sección Oficial del Zinemaldia. Una película que como las cuitadas, posee ambientes turbios, lluvia sobre los personajes, marismas y lagunas, y por supuesto… asesinatos por resolver y unos personajes por lo general con mucho que ocultar, que con unas pocas miradas ya pueden hacer dudar a sus compañeros de escena e incluso al espectador de cuáles son sus intenciones o qué les ha llevado donde están (personajes que por cierto también ha sabido muy bien tratar en el cine español alguien como Enrique Urbizu).

Dos niñas adolescentes han desaparecido en un pueblo que podría denominarse de la “España profunda” y un par de policías acuden a investigarlo. Usan traje y llevan corbata. Uno lleva una libreta, donde apunta y dibuja cosas. Empiezan a investigar y como suele pasar siempre en este tipo de historias, nadie sabe nada. Nadie quiere saber… y nadie debe saber.

19 de septiembre de 2014

ZInemaldia 2014: Comienzo (información previa)


Con un cartel que es un "no-cartel" al carecer de imagen alguna, la organización del Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián (es decir, el Zinemaldia) ha querido que los espectadores, que todo el mundo, se fije únicamente en las letras, en lo que quieren decir, y esto viene a ser que es un Festival, y además, de Cine. Todo muy neutro, pero muy centrado en lo que debe centrarse uno durante estos nueve días de cine casi ininterrumpido que comienzan a partir de hoy hasta el día 27.

Como todos los años, hay una gran variedad de películas y de secciones a disfrutar y a descubrir. La gran atención estará sobre la Sección Oficial, donde este año sí, hay una oferta altamente prometedora con nombres importantes y a priori muy interesantes, como por ejemplo Bille August, Gabe Ibáñez y Antonio Banderas, Christian Petzold, François Ozon (quien ganó la Concha de Oro hace un par de años con En la casa), Danis Tanovic, Susanne Bier, Alberto Rodríguez, Carlos Vermut, Pablo Malo, Isaki Lacuesta y Jon Garaño junto a Jose Mari Goenaga (quienes representarán todos juntos al cine español, estando Pablo Malo y Lacuesta fuera de concurso)... y más, ¡muchos nombres más! Lo dicho: una sección oficial muy interesante y que prometerá (esperemos) debate sobre cuál será la favorita del personal.

26 de octubre de 2013

Las garras de la Semana de Terror

Mientras pergeño qué narices escribir sobre lo que vi en Sitges (que ya me vale, pero necesito un poco de descanso que ya va tocando a su fin), llega otro festival indispensable en las agendas del aficionado al fantástico y al terror...

¡La Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián!

O lo que es lo mismo...

¡¡La Semana!!

Apadrinada este año por Javier Gurruchaga y Popotxo, inmortales de La Orquesta Mondragón y protagonistas del cartel homenajeando a Lon Chaney y a la película de Tod Browning Garras humanas, una vez más los que asistamos gozaremos del gamberreo y cachondeo sin igual que allí se vive y del que tras veinticuatro añitos ya, no nos cansaremos nunca.

Giallo, zombies, vampiros, el Fin del Mundo, tonterías magnas... todo tiene cabida en la Semana. ¡Todo! Por eso es tan única. Bueno, por eso... y por el público, qué leches.

Aquí su cartel (magnífico, por cierto):


Y aquí su "cómo se hizo":


Y para acabar, la maravillosa canción de La Orquesta Mondragón que como ya he dicho, homenajea a Garras humanas...


¡A txiflar!

10 de octubre de 2013

¡Llega Satanás! (Sitges 2013)


Con un cartel (clica sobre él para verlo ampliado) que homenajea La semilla del diablo (Roman Polanski, 1968) y anunciando el inminente nacimiento del mismísimo Satanás, la próxima parada de ¡A txiflar! será el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya - Sitges 2013. Allí iré unos pocos días (lamentablemente, y mirando un poco por mi propia salud, no puedo estar todo el festival) pero que como siempre, al igual que en años anteriores, intentaré ver todas las películas y maratones que me permitan. Y no me refiero a la gente de la organización, sino a los acólitos de Satanás, que a buen seguro, por allí andarán pululando...

Mis días allí comenzarán inaugurándose, salvo imprevistos, con la película Contrated, continuando con la que inaugura oficalmente el Festival, Grand piano, y de ahí ya... la locura absoluta de una película tras otra casi sin descansos, hasta terminar el lunes por la mañana con Machete Kills de Robert Rodríguez. Lo dicho: prácticamente un maratón continuo de varios días. Absolutamente demoníaco.

Si sobrevivo a todo esto, volveré como siempre, para contarlo en diferentes reseñas y comentarios.

¡Satanás! Digo... ¡a txiflar!

Zinemaldia 2013: Venga va, unos rapiditos (IV, y fin)

Acabo ya con esta serie de comentarios sobre películas vistas en el 61 Zinemaldia y no reseñadas más extensamente con anterioridad. Próximamente, comentarios sobre mi inminente visita al Festival de Cine Fantástico de Sitges...

¡A txiflar!

Fruitvale station (Ryan Coogler)

La sensación del año dentro del cine indie americano. ¿Por qué? Pues porque ganó en el festival de Sundance el Gran Premio del Jurado, así como el del público, y por si fuera poco en Cannes también cosechó algo (premio Avenir en la sección Un certain regard). Pero la cosa no es para tanto. La historia es la de un chico negro que ha tenido un pasado turbio, cárcel incluida, por temas de droga, pero ahora ya se ha reformado, es muy buena persona y eso nos lo hacen saber continuamente, una vez tras otra. 

El caso es que es la historia real de cómo fue asesinado por la policía en la estación del metro del título, de una forma ridícula y por supuesto con abuso de poder. El momento fue grabado por móviles de otros usuarios del metro, y esto es lo que ha provocado que la película se hiciera. Denuncia social pero con una floja y repetitiva historia, y es que como digo, acaba cansando ver lo buen chico que es el protagonista. Eso sí, y aquío coincide todo el mundo, hay que reconocer que el tramo final de la película, aquel que sucede desde que se monta en el metro el grupo de amigos, es  genial porque sabes cómo va a terminar todo, pero no sabes cómo se llega a ese punto tan trágico. Está bien hecha, muy al estilo indie, pero no es gran cosa y por si fuera poco es algo manipuladora con el espectador en ciertos momentos. Aun así, seguro que se lleva unas cuantas nominaciones a los Oscar, ya que está apadrinada por los hermanos Weinstein, y estos siempre meten muchísima mano en esas cosas (demasiada, quizá).

Gloria (Sebastián Leilo)

Paulina García. Premio a la mejor actriz en el Festival de Berlín. Ella sola se come la pantalla, se come la película. No hay que decir más. Bueno, sí que hay que decir, venga va... El director Sebastián Leilo realiza una película estupenda, muy fácil de ver en la que se sigue continuamente a Gloria, una mujer muy entrada en la cincuentena que no termina de encontrar su lugar en la vida, con su ex marido y sus hijos, pero ella no sabe dónde ir, o dónde llegar, hasta que conoce a un hombre que parece ser el nuevo amor de su vida, aquel que le hace vivir y revivir viejos  momentos de alegría. 

Una historia como la vida misma: a veces cruda, pero otras cómica; a veces sufriendo la soledad, pero otras veces disfrutando de ella... Uno se deja llevar por este gran personaje y sufre y ríe con ella, convirtiéndose la película en un canto a la mujer, sea de la edad que sea, demostrando que se puede ser feliz siempre que se esté dispuesto, o dispuesta ,a ello. Rompiendo con todo, aunque el camino hasta llegar ahí no sea demasiado fácil. Nunca lo será. 

9 de octubre de 2013

Zinemaldia 2013: Venga va, unos rapiditos (III)

Allá voy: tercera entrega de otras películas que vi en el Festival de Cine de Donostia-San Sebastián...

¡A txiflar!

Pensé que iba a haber fiesta (Victoria Galardi)

La directora Victoria Galardi participó en la Sección Oficial en 2010 con Cerro Bayo, que a mí no me gustó nada, y también en 2008 con su primera película (Amorosa soledad, en aquella ocasión en Zabaltegi-Nuevos Directores). Ahora participaba en Horizontes Latinos con una película muy sencilla, lo cual a veces es bueno, y otras malo... En esta ocasión, ni fú ni fá. La película cuenta la historia de Ana (Elena Anaya), una chica que quedará al cuidado de la casa de una amiga suya, que es una mujer separada con una hija que va a a pasar unos días fuera. La cosa se complica (para la protagonista, no para el espectador), cuando Ana se lía y se convierte en pareja del ex marido de su amiga. En principio no debería pasar nada, porque lo pasado, pasado está, pero ella tiene miedo de que no sea así...

Todo el metraje se juega con eso, con el miedo de saber si se descubrirá o no... pero no hay más. De hecho, creo que al espectador le importa bien poco que se descubra o no el pastel. Qué más dará, si tampoco es para tanto... Y así toda la película, que afortunadamente no es demasiado larga. Elena Anaya no está mal, imprime mucha naturalidad a su personaje, pero no hay gran cosa más. Por cierto, que toda la puesta en escena, así como la historia en sí, es muy teatral, daba la impresión de ser una adaptación de teatro...

Harmony Lessons (Emir Baigazin)

Una de las gratas sorpresas del Festival. Un chaval de pueblo, muy de pueblo, va al colegio y sus compañeros, por culpa del mafioso del lugar (otro compañero suyo), le hacen un bullying muy radical. Todos excepto uno, que tiene dos dedos de frente. Lo que no saben es que el chico es un psicópata en potencia, pero claro lo mantiene muy en secreto... nadie sabe que si le tocan las narices, él puede ser mucho peor.

La película es muy rara, vaya esto por delante. Empieza con un costumbrismo bucólico muy peculiar, con planos eternos que hacen recordar al "mejor" cine de Apichapong Wachisukaki (o como se escriba el nombre del director de El tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas), de ahí pasa a cine de denuncia social (con torturas incluidas a los chavales, aunque aviso al lector de que no son demasiado duras de ver), para acabar volviendo al costumbrismo inicial, esta vez con toques oníricos (el plano final es impagable, una curiosa mezcla de poesía e ida de olla total que enlaza con lo visto nada más empezar la película). El personaje principal es fantástico, porque no deja de sorprender, se ve cada vez de qué cosas puede ser capaz, de lo retorcido que puede llegar a ser... En fin, sólo decir para acabar que si a alguien no le gustan las cucarachas y no sabe qué hacer con ellas, en esta película hay varios métodos que... bueno, que esta es su película. Extraña y atrayente.

8 de octubre de 2013

Zinemaldia 2013: Venga va, unos rapiditos (II)

Segunda entrega indicando breves comentarios sobre las películas que vi en el Zinemaldia y que no he comentado con anterioridad...

¡A txiflar!

Vivir es fácil con los ojos cerrados (David Trueba)

Amable y simpática película española, que no hará daño a nadie que la vea. Más bien todo lo contrario: le hará sonreír, quizá sentir nostalgia (con aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor y esas cosas), o lanzar una mirada al futuro que nos espera no de forma amarga, sino con esperanza y con una sonrisa en la cara, con alegría y fuerza. Un retrato de lo que fuimos, lo que somos, y también de lo que seremos (o lo que podemos ser, siempre que haya intención). Por todo eso, David Trueba tiene un gran mérito. 

Y también sus actores, claro... destacando Javier Cámara, en un buen registro, pero con la pega de que suena a ya visto (ahora bien, nadie como él para hacer lo que hace... está fantástico). El viaje de los protagonistas (de uno de ellos básicamente, el interpretado por Cámara) para conocer a John Lennon es la excusa para mostrar todo esto, y más. La pega que tiene la película es que este tipo de películas, aunque se agradecen un montón, ya están vistas. Pero la intención es buena, muy buena.

The young and prodigious T. S. Spivet (Jean-Pierre Jeunet)

Otra película contando un viaje de alguno de sus protagonistas... En este caso es el del joven del título, T. S. Spivet, un niño con mucho ingenio que acudirá a la gran ciudad desde su pueblecito en Montana (América profunda) para dar una conferencia, debido a un invento revolucionario de su propia cosecha. Realizada en 3D (en un buen 3D, todo hay que decirlo, aunque me dio la impresión de que si se ve en formato tradicional no pasará nada), la película también es muy amable, y tiene ciertos altibajos, pero su gran propuesta visual en muchos momentos (si algo caracteriza a las películas de Jeunet, es su visualidad) no hace más que dejar con la boca abierta al espectador, al estar narrado de una forma fantástica, con profundidad de campo, diferentes puntos de la pantalla donde suceden cosas, etc. 

Hay que dejarse llevar, pero claro... para ello la historia debe ayudar y como ya he dicho, a veces hay bajoncillos. Pero se le puede perdonar, porque también, al igual que la película comentada anteriormente, uno puede terminar la película con una sonrisa en la cara, con la sensación de haber visto algo tremendamente inocuo pero que nos alegra parte de la vida, aunque sólo sea por dos horas. Y eso ya es algo grande.

Paginación