Cargando buscador...

22 de diciembre de 2011

Semana de Terror'11 (VIII): Karate-Robo Zaborgar

ESPECIAL: NOCHE IGUCHI (2ª parte)

[Segunda y última sesión de madrugada del especial de la Semana de Terror de Donosti dedicado a Noboru Iguchi]

Poster de Karate-Robo Zaborgar
[Clic para ampliar]

Tokusatsu: Palabra japonesa que significa "efectos especiales". Fuera de Japón es usada para referirse a programas de televisión y películas japonesas en imagen real que usan efectos especiales. En Japón se utiliza el término para referirse a este tipo de producciones en general.

Karate-Robo Zaborgar de Noboru Iguchi es una película tokusatsu, llena de robots, máquinas gigantes, karate y bizarradas por doquier, al más puro estilo del cine salvaje y divertido que se hace en Japón. En los últimos años Iguchi es un director especializado en este tipo de películas, que ya que como ya comenté en el post anterior, es el creador de Machine girl o Robogeisha, sin duda dos obras a tener muy en cuenta y disfrutables en casi toda su extensión.

Zaborgar en modo plegado [Clic para ampliar]

Lo que nos cuenta Karate-Robo Zaborgar es la adaptación al cine de una serie de los años 70 (concretamente de 1974) llamada Electroid Zaborger 7, y en ella vemos a Daimon, que heredó de su padre una moto que se transforma en robot karateka, y sus intentos por acabar con la organización del doctor Akunomiya, que no sólo asesinó a su padre, sino que además pretende construir un robot gigante que le permita dominar el mundo robando el ADN de políticos o gente con influencias.

En la película hay dos partes bien diferenciadas: la primera nos muestra los escarceos y peleítas de Daimon y la moto Zaborgar para intentar acabar con el temible doctor, sus terribles máquinas y su organización, y en la segunda se ve a un Daimon envejecido con una monótona vida y sin Zaborgar, ya que un hecho que sucedió hace veinticinco años y que tiene que ver con los amores de Daimon y sus fetichismos robóticos hizo que la moto perdiera la confianza que tenía en él. Pero claro, por muchos años que hayan pasado, el doctor Akunomiya sigue empeñado en construir el robot gigante y ya le falta poquito para lograrlo, así que tras una serie de circunstancias, Daimon volverá a la acción.

¡Gomaespuma oriental! [Clic para ampliar]

Esta película no tiene gran cosa destacable, ni siquiera es original (al adaptar la serie televisiva), pero contiene todo aquello que se puede esperar de una producción así: bizarradas, golpetazos y mamporros, robots gigantes, japonesas cyborgs en bikini (o similar), y mucho metal. Eso sí, metal de gomaespuma, ese del que tanto gastan los japoneses en este tipo de películas y que siempre hace tanta gracia al espectador occidental.

Por tanto, si uno es fan de productos como Mazinger Z, Bioman o sucedáneos (Power Rangers, por ejemplo) seguro que disfruta de esta película y la terminará con una sonrisilla en la cara, como si de un miembro de la Brigada de la Sonrisa se tratara.

¡Cyborgs en bikini! [Clic para ampliar]

Un 7.

¡Extra, extra! 

En esta edición de la Semana no pudo estar Iguchi presente, pero en 2009 sí lo hizo para clausurar con Robogeisha, ofreciendo un pequeño espectáculo que muchos recordamos con simpatía (y hasta cariño), como la que tras la proyección ofreció el buen hombre con unos tragos y muchísima paciencia, aguantándonos a todos...

Lo que ofreció en el Teatro Principal fue esto (extraído de los comentarios que hice en este post):





19 de diciembre de 2011

Semana de Terror'11 (VII): Tomie unlimited

ESPECIAL: NOCHE IGUCHI (1ª parte)

La Semana de Terror de Donosti dedicó una de sus noches a Noboru Iguchi, uno de los directores japoneses más locos de la actualidad, como demuestran cosas como Machine girl (2008) o Robogeisha (que clausuró la Semana en 2009). La primera sesión de aquella noche la protagonizó la película que nos ocupa: Tomie unlimited.

Poster de Tomie unlimited [Clic para ampliar]

Hasta hace bien poco desconocía el origen del personaje principal de esta película: Tomie, una chica que no muere. Y si lo hace, es para volver rediviva y aún más loca de lo que ya estaba. Resulta que hay una serie de ocho películas previas a la que ahora ha realizado Noboru Iguchi, todas con esta chica de protagonista (una de ellas, la cuarta entrega, está dirigida por Takashi Shimizu, uno de los cuentistas japoneses que anduvieron subidos a la moto del nuevo terror japonés, carne de remake americano, que podría decirse que abanderó Ringu de Hideo Nakata, allá por 1998).

Como desconocía al personaje, me dejé llevar por la sorpresa y el despiporre que una película con alguien así puede tener (y además dirigida por Iguchi), viendo cómo Tomie hace la vida imposible a los que la rodean, especialmente a su hermana, que parece la más cuerda de la familia ya que los padres, casi desde el principio, queda claro que muy sanos no son. ¡Si hasta comen pelos!

A Tomie algunas cosas la traen de cabeza...
[Clic para ampliar]

Cada nueva aparición de Tomie, o de cualquiera de sus apéndices, es descacharrante. A destacar la cabeza a modo de maceta o el ciempiés de Tomies... Vale que los efectos especiales no estén demasiado logrados, pero lo bizarro de lo que se está viendo y la interpretación de Miu Nakamura en el papel de Tomie, hacen que merezca la pena. Como toda buena película de terror japonés, el pelo de la chica, largo y negro sobre la cara no puede faltar, aunque no es tan arquetípico del personaje y no se abusa de ello como en otras películas vistas (la mencionada Ringu, o Dark water, por ejemplo).

Miu Nakamura/Tomie [Clic para ampliar]

La pena de toda esta película es que muchas cosas se olvidan fácilmente tras su visionado, como por ejemplo la historia y su desenlace (cosas importantes sin duda, así que apaga y vámonos), pero algunas de las apariciones de Tomie son tan chulas que si pasado el tiempo eso es lo que se ha quedado en la memoria, los creadores del film ya pueden colgarse una pequeña medallita.

Un 6.

14 de diciembre de 2011

Semana de Terror'11 (VI): Attack the block

¡¡Moses, Moses, Moses!! [Attack the block - Joe Cornish]

[Me adelanto un poco en mi lento repaso a lo visto en la XX Semana de Terror de Donosti y voy varios días hacia adelante debido a que el pasado fin de semana se estrenó en la cartelera española esta película]

Joe Cornish es coleguilla de los creadores de dos referentes del cine freak de los últimos años: las geniales y divertidas Shaun of the dead (Zombies party) y Arma fatal (Hot fuzz). También es guionista de uno de los superéxitos de este año: Las aventuras de Tintín - El secreto del Unicornio, y ahora nos viene con una película dirigida por él mismo: Attack the block, sin duda una de las mejores propuestas en cartelera de este 2011, al que ya le falta poquito tiempo para acabar.

Attack the block está ambientada en un barrio suburbial y marginal de Londres y empieza con el atraco callejero a una pobre chica por parte de unos pandilleros adolescentes a cada cual más chungo, encabezados por aquel al que llaman Moses. Desde el principio el espectador no puede evitar ponerse de parte de ella, compadeciéndose de la joven. Rápidamente y debido a un inicial encontronazo con un solitario bicho venido del espacio exterior, uno se da cuenta de que realmente esos adolescentes son de armas tomar, especialmente Moses, que se bate con el bicho a mamporrazo limpio.

Moses [Clic para ampliar]

Poco a poco empiezan a aterrizar en el barrio muchos más engendros extraterrestres y estos chavales junto con la chica del principio unirán sus fuerzas para luchar contra ellos.

Nadie se les pone tonto en su barrio. Y menos unos bichos como esos.

Ha llegado, pues, el momento en el que se empieza a empatizar con Moses, dándose uno cuenta de que es un personaje lleno de carisma, llegando a convertirse en todo un héroe que indudablemente caerá bien al personal. No sé si sería conveniente llegar a formar parte de su cuadrilla, pero desde luego, alguien así merece la pena... al menos cinematográficamente hablando.

Nick Frost, el orondo compañero de Simon Pegg en las dos películas citadas justo al inicio de este comentario, aparece en Attack the block como uno de los elementos más graciosos del film, haciendo ver además que los temas que él maneja (cultivo y venta de marihuana) junto a los atracos y la delincuencia en general de ese barrio marginal (y de tantísimos otros) es lo único que pueden hacer los que allí viven ya que su gobierno, ese del Big Ben y el London Eye que está más pendiente de su propia imagen frente a un mundo en crisis que de atender a los problemas reales de la gente, es evidente que no hará nada por ellos. Esta es también una de las razones por las que luchan con uñas y dientes contra los aliens ya que está claro que o defienden ellos el barrio, o no lo hará nadie por ellos.

La película en cierto sentido no deja de ser también un homenaje a las películas ochenteras, tan de moda todo esto en los últimos tiempos, reconociendo Cornish que así es, diciendo que sus referencias indudables son las películas de John Carpenter y las del estilo de Los Goonies. Super 8 también lo era, pero en mi opinión esta que nos ocupa tiene mucho más estilo y gracia dándole mil vueltas a la otra, y por supuesto también tiene menos bombo y menos platillo al no ser una producción hollywoodiense apadrinada por Spielberg... En fin, pero para mí eso es lo de menos ya que la película le ha quedado muy bien y si uno no piensa en nostalgias varias, es igualmente disfrutrable.

La pandilla [Clic para ampliar]

Dejo para el final un comentario sobre el diseño de los extraterrestres, que es algo de lo más original visto en los últimos tiempos. Eso sí, debo reconocer que al principio no me lo parecía, vaya usted a saber porqué. Pero pasado el tiempo, uno recuerda con gusto aquella imagen de una especie de perros negruzcos, oscurísimos, con afiladísimos dientes brillantes, como de neón azul... una mezcla de los míticos Critters y Alien, por lo tanto una mezcla feroz, muy feroz que hace las delicias de un buen aficionado al género de bichos y extraterrestres.

Attack the block es una fantástica película que lamentablemente ha tenido una distribución mucho menor de lo esperado, a pesar de haber sido la segunda gran triunfadora en el último Festival de Cine de Sitges (junto a Red State), obteniendo nada menos que el Premio Especial del Jurado, el Premio del Público, Premio de la Crítica y la Mejor Banda Sonora Original. Crítica y público unidos... pocas veces se alinean los planetas para que esta situación se dé.

Un 9.

¡Extra, extra!

A continuación, un bonito gif que hará las delicias, digo yo, de los fans de la película (para verlo animado, puedes hacer clic sobre la imagen y además también lo verás un poquito más grande):

6 de diciembre de 2011

Semana de Terror (V): The Theatre Bizarre

The theatre bizarre - (Varios directores)
[Richard Stanley / Buddy Giovinazzo / Tom Savini / Douglas Buck / Karim Hussain / David Gregory / Jeremy Kasten]

Póster de The Theatre Bizarre
[Clic para ampliar]

The theatre bizarre es una película de capítulos. Historias cortas llenas de horror, sangre y situaciones chungas que supuestamente deberían hacer las delicias del aficionado. En algunas ocasiones lo consigue, y en otras, pues no. Es lo que tiene el hecho de que sea algo dividido en diferentes historias.

Se trata de siete capítulos dirigidos por gente del terror, que no es que sean de primera fila en este género, pero se acercan. Eso sin contar a Tom Savini, quien sí está entre los grandes, maestro de los efectos especiales y director del remake de 1990 de La noche de los muertos vivientes de papi Romero. Cada uno de los directores contó con libertad absoluta para hacer lo que quisieran con sus respectivas historias, teniendo todos el mismo presupuesto: veinte mil dólares. El resultado, un poco irregular pero con algunos capítulos con cosas muy interesantes.

Paso a comentar brevemente cada capítulo:

The mother of toads (Richard Stanley). La madre de los sapos. Un relato muy de serie B que se deja ver y entretiene, con ese aire que los relatos lovecraftianos poseen y a los que homenajea. Hablando de homenajes, también hay uno muy claro a Lucio Fulci, con la aparición de la actriz Catriona MacColl, musa del director (de la que hablé un poquito al haberla visto en Sitges aquí y aquí).

Catriona MacColl, la madre de los sapos [Clic para ampliar]

I love you (Buddy Giovinazzo). Te quiero. Historia de amor, locura y muerte (qué raro ver estas tres cosas relacionadas, ¿verdad?) realizada en el interior de un apartamento con dos personajes que según he leído por ahí y me lo copio, son dos "anti Romeo y Julieta". Misterio y hemoglobina, no sé si a partes iguales, pero este capítulo es uno de los más interesantes de todos.

Vision stains (Karim Hussain). Manchas de visión. Una propuesta interesante que no llega a serlo y que no entusiasma. Con una idea original entre las manos (algo así como que una chica absorbe con una jeringuilla la vida de las personas, todas mujeres, inyectándola en sus ojos), tengo la impresión de que el director lo único que buscaba era causar cierta sensación de asquete en el espectador, sabiendo que a mucha gente las escenas de ojos y pinchazos en los mismos no es que le agrade precisamente. Una pena porque bien desarrollado podría haber sido de lo mejorcito...

¡Buñuel! O casi... [Clic para ampliar]

Wet dreams (Tom Savini). Sueños húmedos. Otra historia insana en la película. En este caso no hay amor como en I love you, sino sexo, sueños húmedos y disfrute con la tortura, al más puro estilo de la saga Saw o similares. Esta historia no es que sea gran cosa pero tiene momentos potentes y llamativos (y no me refiero a la mujer desnuda que sale al inicio, aunque tampoco está nada mal ese momento). Savini no hace nada especial pero da la impresión de que en algún momento del rodaje se sintió inspirado, siendo ahí donde aparecen las escenas que merecen la pena, las más locas.

The accident (Douglas Buck). El accidente. Me niego a comentar nada sobre este capítulo ya que me pareció una completa tomadura de pelo. Afortunadamente es el más corto de todos.

Sweets (David Gregory). Dulces. De nuevo la perversión hace acto de presencia en la película con este capítulo. Perversión en forma de comilona de dulces y de sexo. Al inicio lo único que hay es comida y más comida, haciendo que uno se pregunte hacia dónde se le quiere llevar. Hasta que tras un buen rato lo descubre por fin y es donde la cosa mejora. Pero es una pena que ya sea el final, dejando al personal con un ligero sabor amargo en la boca. Qué bien traído esto último, por cierto.

Dulce corazón [Clic para ampliar]

The theatre bizarre (Jeremy Kasten). Esta historia es el hilo conductor de toda la película. Con el actor Udo Kier como maestro de ceremonias entre capítulo y capítulo, es la historia que da sentido al título de la película ya que está todo ambientado en un teatro, que pretende ser un homenaje al Grand Guignol parisino creado en el siglo XIX y en el que veremos cómo la curiosidad de una joven puede llevarla a un lugar en el que, seguro, no le gustará estar.

Udo Kier saludando al personal [Clic para ampliar]

Resumiendo. Todo el conjunto de la película es un tanto irregular, con unas historias mejores que otras y quizá si alguna no se hiciera tan larga terminaría por mejorar. Da lo que promete: sangre, sexo, locura, muerte... Y eso sin duda lo tiene a su favor.

Un 6.

¡Extra, extra!

Presentación en el Teatro Principal del director Richard Stanley con la guionista de su historia (La madre de los sapos), Scarlett Amaris. Atención a su forma de hablar y de mirar. Excellent...

24 de noviembre de 2011

Semana de Terror'11 (IV): Troll Hunter

Troll Hunter - André Øvredal
Póster de Troll Hunter [Clic para ampliar]

Había muchas ganas de ver esta película, por varias razones:

1) La película viene del norte, del frío (de Noruega, concretamente), y ya sabemos que por allí arriba, en esos países cuando se ponen a hacer películas es fácil que les salga algo si no bueno, cuando menos curioso. Recientes están los casos de la trilogía Millenium o de la traslación al largo de los cortos Rare exports, que ambos ejemplos gustarán más o menos, pero hay que reconocer que entusiasmo hay. O eso me gustaría pensar, vaya. El caso de Déjame entrar (Tomas Alfredson, 2008) es excepcional, porque ahí había algo más que entusiasmo: había respeto al género, ganas de contar una buena historia, y calidad indiscutible en su conjunto.

2) La originalidad del punto fuerte del argumento: cazadores de trolls.

(...)

Repitamos: cazadores de trolls. En realidad esto ya es razón suficiente para interesarse por la película.

3) Habiendo visto el trailer parece estar hecha con cuatro perras (desconozco el presupuesto de la película pero sigo pensando ello), con lo cual le da cierto encanto, o gracia, llámese como se quiera.

El troll pequeño, precisamente, no es [Clic para ampliar]

Con todo ello, desde hace unos cuantos meses se hablaba bastante de la película. Tras verla, cierto desamparo recorrió mi cuerpo ya que no era lo que esperaba. No es una mala película, eso vaya por delante. Y la originalidad la tiene y la mantiene, pero hay un par de cosas que para mi gusto, juegan bastante en su contra.

1) Formato de cámara en mano grabando todo lo que ocurre alrededor. Ya estamos otra vez. Esto me hace pensar que efectivamente se ha hecho con poco presupuesto, ya que grabar una película así, debe de salir bastante barato. Al menos eso me dijo una vez vaya usted a saber quién. O quizá no me lo dijo a mí, sino que se lo oí. Yo qué sé. Esta es la película número un millón que se hace de esta forma, y ya está muy, muy, pero que muy visto. A mí ya me cansa, y bastante.

2) La película va como por capítulos. Primero se topan con un troll que hace de presentación de cómo se las gastan estos bichos, luego con otro más bestia, y luego con más... Es como si se estuviera jugando un videojuego y se pasara a la fase siguiente. Así hasta llegar a la fase final, que es donde culmina todo. Entre ataque y ataque de trolls, momentos de bajón en la historia. Charleta y más charleta que no hacen más que aburrir, y además se acaba haciendo repetitivo.. Vale que se dan, o se intenta dar, detalles sobre el enigmático cazador de trolls (Otto Jespersen, una especie de John Wayne nórdico, siendo lo mejor de la película junto con, cómo no, los trolls), pero no es suficiente.

El John Wayne nórdico [Clic para ampliar]

Lo bueno que tiene Troll hunter es que cada poquito tiempo se van diciendo pequeñas cosas que van desgranando la historia y que el motivo de porqué hay tanto troll suelto por allí tiene su gracia, pero por lo general se queda en una peliculilla curiosa y simpática (con algún buen punto de humor) que no llega a ser gran cosa. Olvidable.

Un 5.

¡¡TROOOOOLLLL!! [Clic para ampliar]

Semana de Terror'11 (III): The devil's rock

Póster de The devil's rock [Clic para ampliar]

Segunda Guerra Mundial. Víspera del desembarco de Normandía. Nazis en una isla y un par de aliados que llegan a ella para ver qué están tramando exactamente (nada bueno, como es lógico) y tratar de desviar la atención de los nazis frente al famoso desembarco. Pronto se descubrirá que eso es... ¡la roca del diablo!

Paul Campion dirige su primera película, nada menos que con toques y presencias demoníacas en su argumento, con un resultado justito en lo que a medios se refiere pero con algún que otro acierto elegante.

Toda la película, salvo el inicio, está desarrollada dentro de la fortaleza nazi a la que han llegado los aliados, donde los dos protagonistas no hacen más que, como los chicos de Livide, subir y bajar escaleras, un ir y volver continuo a una de las dependencias donde se oyen ruidos altamente extraños y que hace que el espectador se pregunte qué leches tienen los nazis ahí. Este es, pues, uno de los aciertos, ya que la intriga y las ganas de saber qué hay ahí son importantes. El problema es que hasta que por fin se ve, se dan muchos rodeos, con mucha (demasiada) conversación cara a cara entre el nazi y el aliado.

Conversando tranquilamente [Clic para ampliar]

La segunda mitad de la película hace que la misma deje de tener intriga para pasar a ser algo así como terror psicológico, con apariciones estelares del demonio, que uno espera ver en todo su esplendor, ya que además la actriz que lo interpreta, Gina Varela, lo merece. Pero aquí llega el otro lastre de la película, que quizá podría interpretarse como el mismo comentado anteriormente: se hace repetitiva, con el dilema del protagonista sobre cómo actuar frente a todo lo que sus ojos ven. Asistimos pues, a un desarrollo que es un "que sí, que no" cansino (salvado únicamente, como he dicho, por los momentos en los que sale el demonio), hasta llegar por fin a su desenlace, que por supuesto no desvelaré.

¡Demonios! [Clic para ampliar]

Por tanto, una interesante y original propuesta que se pierde con tanto rodeo en las dos partes diferenciadas de la película, pero que cuando por fin pone las cartas sobre la mesa, claramente sube de nivel.

Un 6.

PD: Los efectos de maquillaje, realmente fantásticos y mereciendo mucho la pena (¡y sobre el cuerpo de Gina Varela más aún!), están hechos por la gente de Weta Workshop, compañía neozelandesa responsable de toda la maravillosa parafernalia creada para la trilogía de El señor de los anillos, entre muchas otras películas (entre las que destaco Black sheep - Ovejas asesinas, ya que ésta me encantó...)

Gina Varela en plena transformación [Clic para ampliar]

¡Extra, extra!

Presentación de la actriz Gina Varela (que se quedó varios días en Donosti y disfrutó de las proyecciones y del ambiente que en ellas se vive) en el Teatro Principal. Guapa, ¿verdad?. Pobrecilla, qué mal lo pasó... Y eso que con el demonio no hay que andarse con jueguecitos. O quizá sí, no sé.



23 de noviembre de 2011

Semana de Terror 2011 (II): The Orphan Killer

Póster de The Orphan Killer [Clic para ampliar]

Matt Farnsworth dirige un slasher típico con pocas cositas destacables. Una de ellas es su protagonista femenina, Diane Foster, guapa actriz que tiene el gusto de ofrecer una escena de desnudo en la ducha totalmente gratuita que los más salidos y calenturientos del lugar agradecerán con creces.

To kill... or not to kill [Clic para ampliar]

El slasher no es un subgénero que se prodigue mucho últimamente así que la aparición de este asesino huérfano en el panorama terrorífico es de agradecer. Lo que no se agradece tanto es lo mal y cansinamente hecha que está, a ritmo de videoclip chungo y sin tantas muertes como cabría esperar en una película así. La protagonista es una scream queen excepcional, pero sucede lo que no debería suceder: termina aburriendo, tanto ir de acá para allá corriendo y huyendo, mientras que el espectador espera a que por fin, de una vez por todas, el gigantón de la máscara y la corbata la atrape. Cuando lo consigue (no destripo nada con esto ya que es el devenir lógico del film) es cierto que tiene unos momentos sangrientos bastante chulos, pero no es suficiente. Se quiere más. Se necesita más. Todo ello hace que en su conjunto sea un (sub)producto fallido aunque en algunos momentos el ambiente insano que se respira en ciertos planos guste al aficionado.

Diane Foster a pleno rendimiento [Clic para ampliar]

¿La historia? Ah sí: un huerfanito es maltratado y humillado toda su infancia por todos los que le rodean en el orfanato mientras que su adorable hermana  es tratada la mar de bien. Que él se vengue brutalmente a la mínima oportunidad que tenga es cuestión de tiempo. Debo decir que esperaba ver algo bastante peor ya que tras haber visto unos minutillos de la película en el pasado Festival de Sitges pensaba que sería algo realmente infumable... afortunadamente no fue así pero no termina de llegar a un buen nivel.

Un 3.

PD: Creo que una cosilla sí que hay que agradecer al director y a quienes hicieron la película. Creo que se nota que les gusta el género y lo homenajean o le buscan una continuidad. Deberían esforzarse un poco más, pero un intento es un intento.

¡Extra, extra!

Presentación del director, la actriz y el asesino en el escenario del Principal. Como se puede ver, hicieron pasarlo bien al respetable. Además, en momentos clave de la película, el asesino aparecía de vez en cuando entre las butacas y hacía las delicias de todos... o casi.



Semana de Terror'11 (I): Livide

[Voy tardísimo, lo sé... Comienzo a comentar mis impresiones sobre las pelícuals vistas en la XXII Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donostia-San Sebastián. Es una buena cantidad de películas así que será una serie de posts comentándolas. Las puntuaciones que ponga de las películas serán todas sobre diez. Eso sí, deberás tener un poquito de paciencia, querido lector]

Livide - Alexandre Bustillo & Julien Maury [Película inaugural]

Póster de Livide [Clic para ampliar]

Había muchas esperanzas puestas en esta película, dirigida nada menos que por los artífices de A l'interieur (2007), una película enmarcada dentro del nuevo cine francés que tanto está sorprendiendo en los últimos años (aunque tengo la impresión de que ahora mismo este tipo de cine está un poco estancado, ya no sorprende tanto... ¿sería una simple moda pasajera? ¿ya no hay novedad?). El resultado no está a la altura de las expectativas. Es lo malo de tenerlas...

La duquesa de Alba en plan íntimo [Clic para ampliar]

Tras una introducción de personajes y situaciones larguísimas, no se sabe hacia dónde quiere llevarse al espectador. ¿Pero no era una película de vampiros? Dos chicos y una chica entran en una mansión para robar posibles tesoros que en ella se encuentran. Tras subir y bajar una y otra vez, y una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez, escaleras y pisos de la mansión, por fin empiezan a suceder cosas extrañas. ¿Pero no era una película de vampiros? Primero parece una película cercana al giallo, luego a una de casas encantadas, luego a un slasher... Y finalmente, ¡por fin! llegan los vampiros. Menudo popurrí, oiga. Lo que pasa es que cuando aparecen uno ya está aburrido y quiere que todo acabe, de la única forma que sólo puede acabar lo que están contando. 

Saliendo del nido [Clic para ampliar]

Eso sí, no todo es malo ya que algún toque original en la historia (lo referente a las polillas) hace que salve ligeramente a la película del desastre más absoluto. Con un final que provocó (en general) el descojono en el público del Teatro Principal, se pone fin a una historia decepcionante casi por los cuatro costados, de no ser por ese toque que he comentado, por la ambientación de los interiores de la mansión y algunos efectos de maquillaje.

Un 4.

PD: ¿Hay alguien que no recordaba que los vampiros pueden volar?

¡Extra, extra!

Vídeo de presentación de los directores de la película, Alexandre Bustillo y Julien Maury, sobre el escenario del Teatro Principal. Los del público seremos unos gansos, pero ellos no se quedan cortos. Y si no, vean, vean...



8 de noviembre de 2011

Semana de Terror '11: Todas las votaciones

En la Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donosti, como mucha gente ya sabrá y como seguramente ya haya explicado yo mismo por estos lares, hay tres tipos de competición: La de los largometrajes, la de los cortos, y la de los cortos españoles (viéndose estos todos juntos el mismo día, para elegir el mejor de ellos). Cada una de ellas se exhibe durante los días que dura la Semana (pues eso, durante una semana) en el Teatro Principal, con las puntuaciones parciales de las cosas que se van viendo, en tres tablas diferentes.

Además, los cortometrajes (los de toda la Semana entera, no los españoles que como ya he dicho se ven todos juntos, salvo a veces alguna excepción que también se ve durante la Semana) tienen a su vez tres tipos de votaciones: las del jurado, las del público, y las del jurado joven.

Bien, pues aquí va un par de imágenes con las votaciones finales, de largos y de cortos (haz clic sobre ellas si deseas verlas ampliadas).

Puntuaciones de largometrajes


Como se puede ver, solamente tres de las películas suspendieron. Se da la circunstancia de que una de ellas, Yellowbrickroad, la que peor puntuación tiene, es una de las que más me gustó. Superada por The orphan killer, cada vez que lo veo, no tengo palabras, en fin... El nivel ha estado bien, en general las películas han gustado regularmente tal y como se puede comprobar, lo cual es un gran tanto a favor de la organización de la Semana. Destacando, por supuesto, las que ocupan el podio: Lobos de Arga, Attack the block y The woman. La película The selling, que es una tontería, quedó en cuarto lugar.

Puntuaciones de cortometrajes


Aquí ya hay más variedad, aunque también se puede ver que hay más o menos un nivel regular de puntuaciones. Algún suspenso llama más la atención que otros (el de Save the rhinoceros por parte del jurado, por ejemplo, que además también fue el corto que menor puntuación del público obtuvo... y con razón), así como la buena nota obtenida por el gran ganador (jurado y público), The centrifuge brain project. Por parte del jurado joven, el que mejor nota obtuvo fue A lost and found box of human sensation, un bonito corto totalmente emo que hace ver cuáles son las fases y los sentimientos tras haber perdido a un ser querido.

A la tercera tabla, la que indicaba los resultados de los cortometrajes españoles, no le saqué ninguna foto, pero el resultado fue el siguiente:

1.- Leyenda (Pau Teixidor)
2.- She's lost control (Haritz Zubillaga)
3.- Quédate conmigo (Zoe Berriatúa)

Respecto a los cortos españoles, no tuve un claro favorito por mi parte, con lo que mi decisión me pareció muy complicada. El corto que ha ganado quizá lo haya hecho por ciertas dosis de violencia que hay en sus imágenes, que pillaron desprevenido al respetable y que hicieron las delicias de todos.

6 de noviembre de 2011

Semana de Terror '11: Palmarés y balance propio

Primero, el palmarés de este año, y luego, mi opinión o balance al respecto.


PREMIO DEL JURADO AL MEJOR CORTOMETRAJE
The Centrifuge Brain Project. Till Nowak. Alemania, 2011

“MÉLIÈS DE PLATA” AL MEJOR CORTOMETRAJE FANTÁSTICO EUROPEO
Paths of Hate. Damian Nenow. Polonia, 2010

PREMIO DEL JURADO JOVEN AL MEJOR CORTOMETRAJE
A Lost and Found Box of Human Sensation. Martin Wallner, Stefan Leuchtenberg. Alemania, 2010

PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR LARGOMETRAJE
Lobos de Arga. Juan Martínez Moreno. España, 2011

PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR CORTOMETRAJE
The Centrifuge Brain Project. Till Nowak. Alemania, 2011

PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR CORTOMETRAJE ESPAÑOL
Leyenda. Pau Teixidor. 2011

Lobos de Arga [Clic para ampliar]

Por primer año en los veintidós de existencia de la Semana, se ha otorgado el premio del público a la mejor película a una española: Lobos de Arga. Esto es bueno y muy significativo, ya que demuestra que el género en este país está bien vivo, y que se siguen haciendo cosillas sobre estos temas. Ahora bien, con esta película hay, en principio, un pequeño problema: es una comedia. En ocasiones hay chistes tontorrones o fáciles y busca gustar a todo el mundo, es decir, es una comedia blanca, a pesar de la oscuridad de su tratamiento (noche cerrada, interiores de caserones...). Esto, en mi opinión, lastra bastante la película. Pero tiene muchos méritos y eso hay que alabarlo, sin ninguna duda. En el momento en que acabó la proyección, con una ovación impresionante, estaba claro que sería película con importantes aspiraciones a ganar el premio, como finalmente ha sido. Tras el recuento de puntuaciones, quedó claro que iba a ser muy difícil, si no imposible, de batir su nota (un 8'22).

Al inicio de la Semana, había cierta expectación sobre cómo sería el transcurso de la misma, al haber cambio de dirección (José Luis Rebordinos cedió el testigo el año pasado a Josemi Beltrán), respecto al nivel de películas elegidas o a las sorpresas que pudiera haber en las diferentes sesiones. Bien, pues hay que decir que todo ha ido como la seda (salvo problemas técnicos no previstos que pueden ocurrir en cualquier momento y a cualquiera, como el ocurrido en la noche de Halloween -ver la nota del siguiente párrafo), que el espíritu de la Semana sigue muy presente y que tiene pinta de que, si nada ni nadie lo impide, así seguirá. Por supuesto, hay cosas mejorables, como lo hay en todos los sitios, así que se tratará de ir mejorando poco a poco y año tras año, con lo cual la organización deberá estar al tanto de cuáles son las necesidades a cubrir o las posibles peticiones que el público pueda hacer, para valorar todo en su conjunto y hacer que el próximo año, poco antes de que el mundo llegue a su fin (recordemos la profecía maya), sea aún mejor.

[Nota: En la proyección anterior a la noche de Halloween, emitiéndose la película Red State, empezó a fallar  en el teatro Principal el proyector o alguna de sus piezas, y el pase fue un tanto accidentado, fallando el sonido por un lado y la imagen por otro en diferentes ocasiones. Como era un fallo importante que no se podía solucionar en el momento, se decidió realizar un cambio considerable ya que faltaba poco para que una de las noches más importantes de la Semana diera comienzo: se trasladaba todo al teatro Victoria Eugenia, tanto las sorpresas que estaban por venir, como el concurso de disfraces y las proyecciones previstas. Esto pudo haber sido un caos para todos, especialmente para la organización, pero todos pusimos de nuestra parte -creo- y todo terminó yendo sobre ruedas. Y todo ello a pesar de que el bar del Victoria Eugenia no estaba abierto... ¡lástima! Bueno, había uno a la vuelta de la esquina]

Una de las cosas que se ha comentado (en realidad se viene diciendo desde años atrás) que juega en contra de la Semana es que se traen muchas películas vistas en Sitges (este año eran unas cuantas, y todas con títulos importantes: Red State, Troll hunter, The woman, Attack the block, Lobos de Arga, Livide, Juan de los muertos...). La Semana no es Sitges, se comenta. Claro que no lo es, pero como bien dicen los propios organizadores (en su facebook), teniendo en cuenta que el festival de Sitges es apenas quince días antes que la Semana y que allí se presenta prácticamente todo lo nuevo en cuanto a fantástico y terror se refiere, es difícil encontrar películas para estrenar en la Semana, películas vírgenes.

En cuanto a lo que pueda ser mi opinión sobre lo visto (o sea, todo), diré que el nivel me ha parecido muy aceptable, y que ha habido de todo en las temáticas de las películas y cortos. Vampiros, zombies, casas encantadas, giallo, apocalipsis nucleares... No es como otros años que predominan las pelis de vampiros, o de zombies, o de otra cosa, qué va, este año la variedad ha sido la tónica y eso se agradece mucho. Tengo varias películas que me han gustado mucho, otras no tanto, y alguna que otra que directamente tiraría a la basura. Pero en general, como digo, han sido más las que me han gustado que las que no. En próximos posts intentaré ir comentando más detalladamente (o no) cada una de las películas.

Destaco especialmente, sin orden alguno, los siguientes largometrajes:

Karate Robo-Zaborgar (Noboru Iguchi)
Yellowbrickroad (Andy Milton & Jesse Holland) *
Masks (Andreas Marschall)
Attack the block (Joe Cornish)
Wake Wood (David Keating)
The woman (Lucky McKee)


* Esta película fue la que peor puntuación obtuvo de todas. Según mi opinión, es un tanto injusto pero qué se le va a hacer. Y pensar que The orphan killer (un slasher horripilante que no aporta nada nuevo a ese género) tuvo mejores votos que esta, en fin...

A continuación, indico las películas que "sin más" (es decir, que no me han parecido malas pero que no es que sean gran cosa):

Troll Hunter (André Øvredal)
The devil's rock (Paul Campion)
Tomie unlimited (Noboru Iguchi)
The theatre bizarre (varios directores -Tom Savini entre ellos)
Saint (Dick Maas)
Lobos de Arga (Juan Martínez Moreno)
Juan de los muertos (Alejandro Brugués)


Decepciones (películas de las que esperaba "algo" y no me aportaron nada):

Livide (Alexandre Bustillo & Julien Maury)
The selling (Emily Lou)
The divide (Xavier Gens)
Red state (Kevin Smith)


Sobre los cortometrajes, decir que no he visto ninguno que me haya cautivado al 100%, aunque se han visto cosas muy variadas. El corto ganador del premio del público y del jurado (compuesto por la actriz Manuela Vellés -protagonista del cartel de este año-, Alexandre Bustillo y Julien Maury -directores de Livide- y Antonio José Navarro), The centrifuge brain project tuvo un pase espectacular, pero perdió fuerza en un segundo visionado (aun así es un corto excelente) y el ganador del Méliès de Plata, Paths of Hate, es una maravilla de la animación (y además con una historia que hace poner los pelos de punta).

29 de octubre de 2011

¡Tuto y mello!: Semana de Terror de Donosti 2011

Con Manuela Vellés retomando el aire de su trabajo en la película Secuestrados, llega la XXII Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donostia-San Sebastián, la Semana.


Un año más, la Semana tendrá en su parrilla de programación buena parte de lo mejorcito del año en cuanto al género se refiere. Si no lo mejorcito, sin duda sí lo más esperado. Las grandes triunfadoras en Sitges 2011 (Red State y Attack the block) y varias de las películas más comentadas allí (Livide, Juan de los muertos -inauguración y clausura, respectivamente-, The woman...) son las estrellas de este año.

Eso, unido a la larga lista de cortometrajes (incluido el habitual maratón de cortos españoles) y a los especiales nocturnos, tan míticos (aunque sigo echando sesiones triples, o incluso cuádruples, a la vieja usanza, es decir maratones en toda regla), que este año son nada menos que cuatro, donde no puede faltar una noche casposa (este año son dos, la primera noche y la penúltima que será un especial Grindhouse) y por supuesto la noche de Halloween, llena de sorpresas. Además se ha incluido un especial de Noburo Iguchi, el loco que hace un par de años presentó en la Semana su película Robogeisha (memorable fue su presentación en el escenario del teatro Principal... puedes verla aquí ya que hablé de ella)... pues ahora trae dos nuevos films y por supuesto la Semana tenía que tenerlos.

También, como todos los años, hay un ciclo temático que en este caso es Ven y mira. El cine fantástico y de terror en la zona prohibida. Se trata de un ciclo que incluye películas que fueron consideradas en su momento nocivas o peligrosas para la sociedad, únicamente por ir más allá de lo que los bienpensantes pueden ir, por ser transgresor y tratar de rompero ciertas normas establecidas... Ejemplos de ello son La naranja mecánica (Stanley Kubrick), Tras el cristal (Agustí Villaronga), Holocausto Caníbal (Ruggero Deodato)... Y por supuesto A serbian film, que no se puede programar en la Semana debido a que aún sigue pendiente la ridícula causa contra la película, suspendida cautelarmente, o mejor dicho contra Ángel Sala, imputado por haberla proyectado en el Festival de Sitges de 2010.


Aparte de todo esto, aparte de las películas, no faltarán las actividades paralelas, encabezadas por diferentes exposiciones (Malakias con sus plastilinas, otra de coleccionismo de objetos del Fantástico...) o las VIII jornadas de cómic, teatro callejero, un taller de manualidades con el gran Jack Mircala... Unas cuantas opciones que hacen que la Semana de Terror donostiarra no sólo se centre en lo que sucede en el interior del Teatro Principal, Antzoki Zaharra.

Es pues, tiempo de pasar miedito. O de echar unas buenas risas, parte fundamental de gran parte de las sesiones de la Semana.

PD: El título del post, "tuto y mello", viene a cuento de las desafortunadas declaraciones que Arturo Ripstein realizó tras el Zinemaldia pasado, al no haber obtenido ningún premio con su película Las razones del corazón. "Un festival de sustitos"... En fin, fue algo lamentable por lo que más adelante se disculpó. Dejo al lector como tarea averiguar si realmente su comunicado es una disculpa o no.

PPD: Si durante los próximos días no pongo ninguna entrada nueva en el blog, es porque estoy de lleno en la Semana de Terror. Paciencia, pues, ya que una vez termine, comentaré cositas al respecto.

28 de octubre de 2011

Sitges 2011 [vídeo]: Extras

Con esta entrada ya termino mi especial sobre Sitges 2011. Recordemos que primero coloqué mis puntuaciones sobre las películas, luego comentarios sobre ellas (en cinco entregas), y por último una serie de vídeos que termina con estos que traigo aquí.

El primer vídeo es la presentación de la sesión Grindhouse de Phenomena (auspiciada por el director Nacho Cerdá) donde se proyectaban La matanza de Texas 2, de Tobe Hooper, y El más allá, de Lucio Fulci (puedes ver mis impresiones sobre ellas aquí). En el vídeo vemos a Caroline Williams y a Catriona MacColl juntas, aunque solamente es la primera la que habla (luego habló la segunda pero eso ya no lo grabé ya que me limité a sacar fotos).


[Vídeo exclusivo de ¡A txiflar!]

El segundo vídeo es la entrega del premio María Honorífica (la María que salía en Metrópolis de Fritz Lang, todo un símbolo de homenaje en el Festival de Sitges) a Gonzalo Suárez, director español que tiene en su haber varias películas relacionadas con el fantástico o el terror, entre las que cabe destacar Remando al viento (de 1988, quizá su obra más recordada en este género) o Mi nombre es sombra (1996, por decir una relativamente reciente). La entrega del premio la realiza Ana Álvarez y como se comprobará, todo es, casi casi, visto y no visto. Quizá el homenajeado llevaba prisa, quién sabe.


[Vídeo exclusivo de ¡A txiflar!]

Sitges'11 [vídeo]: Álex de la Iglesia recibe el Méliès de Oro

Álex de la Iglesia, ex presidente de la Academia de Cine Español (y uno de los mejores que ha tenido, por cierto), recibió en Sitges 2011 el premio al mejor largometraje de Cine Fantástico del año, el Méliès de Oro, por su película Balada triste de trompeta. El premio le fue entregado por uno de los actores de la película, Carlos Areces, quien también estaba acompañado por la actriz del film, Carolina Bang.

Ahora bien, ¿qué es eso del Méliès de Oro? Es un premio otorgado por la Federación Europea de Cine Fantástico, gracias a la cual nueve festivales de Cine Fantástico de toda Europa otorgan el Méliès de Plata a la mejor película exhibida en su certamen (Balada Triste de Trompeta lo ganó en el Festival de Amsterdam), donde sólo una de ellas se alza con el Méliès de Oro a la mejor película fantástica del año.

Álex de la Iglesia recibe el premio:


[Vídeo exclusivo de ¡A txiflar!]

Discurso de Álex de la Iglesia:

[Vídeo exclusivo de ¡A txiflar!]

Las otras películas nominadas eran:

- Transfer (Damir Lukacevic)
- The Last Employee (Alexander Adolph)
- Rare Exports: A Christmas Tale (Jalmari Helander)
- Rubber (Quentin Dupieux)
- Troll Hunter (Andre Ovredal)
- Secuestrados (Miguel Ángel Vivas)
- Hideways (Agnès Merlet)
- Attack the Block (Joe Cornish)

¡Extra, extra!

El Méliès de Oro al mejor cortometraje fue para Suiker (Sugar) dirigido por Jeroen Annokkee. El corto se había llevado el Méliès de Plata en el Amsterdam Fantastic Film Festival.


[Vídeo exclusivo de ¡A txiflar!]

Sitges 2011 [vídeo]: Ángel Sala defiende el Cine

Ángel Sala, director del Festival de Cine de Sitges, presentó la gala de entrega del premio Méliès de Oro al mejor cortometraje y al mejor largo fantástico del año. En su discurso defendió el Cine, la valentía y la democracia a la hora de realizarlo. Teniendo en cuenta que está imputado por el caso A serbian film (situación ésta bastante lamentable), su discurso cobra más sentido y valor. Bravo por él.


[Vídeo exclusivo de ¡A txiflar!]

[ACTUALIZADO] Sitges 2011: Palmarés

ACTUALIZADO...

Vídeo de ¡A txiflar! de la lectura del palmarés de Sitges 2011, realizada a cargo del director del Festival, Ángel Sala.


[Vídeo exclusivo de ¡A txiflar!]

Resto de la entrada...

Con unos días de retraso, publico por aquí, en caso de haber alguien rezagado, el palmarés del recién acabado Festival de Cine de Sitges.

Ha habido dos claras triunfadoras: Red State, de Kevin Smith por un lado, y Attack the block (Joe Cornish) por otro. La primera ha triunfado siendo declarada la mejor película del festival, y su director, el mejor de la edición. Por su parte, Attack the block ha obtenido los premios de mejor banda sonora y una mención especial del jurado, así como el premio del público (y el premio José Luis Guarner de la crítica). Mención especial del jurado y premio del público... pocas veces se da el caso de que ambos bandos coincidan.


Indicaré aquí únicamente los premios oficiales, es decir los de la Sección Oficial Fantàstic. Para consultar todos los premios, puedes acceder a la web del Festival

OFICIAL FANTÀSTIC COMPETICIÓ – SITGES 44
Jurado compuesto por J. A. Bayona, Quim Casas, Lisa Marie, Ryoo Seung-Wan, Richard Stanley.

Mejor Cortometraje
Ex aequo a Dirty Silverwear, de Steve Daniels, y The Unliving, de Hugo Lilja

Mejor Diseño de Producción
Marc Thiébault por Livide (Alexandre Bustillo & Julian Maury)

Mejores Efectos de Maquillaje
Steven Kostanski por The Divide (Xavier Gens)

Mejores Efectos Especiales
Lluís Castells y Javier García por Eva (Kike Maíllo)

Mejor Banda Sonora Original
Steven Price por Attack the Block (Joe Cornish)

Mejor Fotografía
Markus Förderer y Tim Fehlbaum, per Hell (Tim Fehlbaum)

Mejor Guión
Lucky Mckee y Jack Ketchum, por The Woman (Lucky Mckee)
Mejor Actriz 
Brit Marling por Another Earth (Mike Cahill)
Mejor Actor
Michael Parks por Red State (Kevin Smith)

Mejor Director
Na Hong-jin por The Yellow Sea

Premio Especial del Jurado
Attack the Block, de Joe Cornish

Mejor Película
Red State, de Kevin Smith 

A destacar el premio a los mejores efectos especiales para Eva, de Kike Maíllo, de los que se hablan maravillas (he llegado a oír que están incluso a un nivel de Oscar... lo comprobaremos cuando estrenen en salas el film)

Visto en Sitges'11 (V)

Con esta quinta entrega, termino ya mis comentarios sobre lo que vi en el Festival de Sitges 2011, en tres días y medio que estuve.

Emergo (Carles Torrens)

Una familia compuesta por el padre, un niño pequeño de pocos años y una adolescente tienen problemas de fantasmas en su casa y llaman a un equipo especialista en ello. Este equipo pondrá por todo el piso cámaras detectoras de fantasmas y grabarán todo lo que ocurra con todo tipo de aparatos. Sí, querido lector, has deducido bien: se trata de otra película de esas, de las de actividades paranormales donde una o varias cámaras graban todo lo que ocurre alrededor. Una vez más, un producto lleno de originalidad. Lo malo de todo esto es que Rodrigo Cortés, el creador de esa obra maestra llamada Buried, es quien ha escrito el guión, cosa que parece mentira. No hay nada especial en toda la película, solamente un par de típicos sustos donde se crea cierta tensión, y el clímax final, que eso sí, por fin, está muy bien. Pero se queda sólo en eso. Para acabar de fastidiar todo, la última escena de la película, además de ser muy incoherente en cuanto a los diálogos que se escuchan entre dos de los actores, es de risa ya que es perfectamente previsible lo que va a suceder. Y este final no tiene otro adjetivo: penoso.

El callejón (Antonio Trashorras)

Ana de Armas es una chica que tiene un sueño: ser bailarina. Ha pasado un casting pero al día siguiente tiene otro más importante, el final. Para ello necesita lavar bien la ropa que utilizará así que se mete en una lavandería cercana a su casa, junto a un callejón altamente sospechoso. En la calle no hay nadie... hasta que aparece un joven, una especie de gigoló, un latin lover en toda regla. Las sospechas sobre su comportamiento o sus intenciones no tardarán en aparecer. Esta película parece casi un capítulo de aquellas Historias para no dormir del gran Chicho Ibáñez Serrador. No sólo pr su duración (que es corta), sino por su ambientación, por sus interpretaciones (malísimas sin excepción, de risa), por los colores... Una tonta historia de asesino en serie cuyo desenlace hace que en general tenga algo de gracia ya que es donde la historia ya pierde el norte y aparece un elemento fantástico que no por inesperado hace que el producto mejore demasiado. Esta película hizo las delicias del patio de butacas ya que había muchas cosas que daban juego para el cachondeo del personal, con lo cual la sesión fue divertida.

Monster Brawl (Jesse T. Cook)

Probablemente, la película que más me decepcionó de todas las que vi. Con un argumento divertido e interesantísimo, la película flojea por todas partes, casi desde el minuto dos. ¿Qué cuenta la película? Una lucha en un ring de lucha libre entre dos equipos muy curiosos: las criaturas mosntruosas contra los no-muertos. Es decir, algo así como Frankenstein contra El hombre Zombie, o similares. Como se ve, la premisa es buenísima, pero el hecho de que toda la película, ¡toda! sea igual, con combates entre diferentes criaturas, hace que sea un producto aburridísimo. Por si fuera poco, se nota demasiado que muchas de las caras que salen en la película son personas conocidas en el mundillo de la lucha libre. Ya sean luchadores, público, o comentaristas. Y claro, si uno no está puesto en ese tema, pues pierde gracia. Pero eso es lo de menos. Como digo, la película es combate tras combate, y además con un maquillaje y unos decorados patéticos, en fin... Algo lamentable.

Dark souls (César Ducasse & Mathieu Peteul)

Esta no es una buena película, pero tiene cosas a favor. La primera, que es Noruega, y no hay mucho cine fantástico que nos llegue desde aquel país. La segunda, que está hecha con cuatro perras, y eso es meritorio siempre. La tercera, que tiene un argumento muy de serie B, o Z más bien. Va de que en un pueblo está habiendo extrañas muertes porque un grupo de gente con mono naranja (lo que viene a ser un butanero de toda la vida) introducen un taladro en la cabeza de las personas para inocularles no se sabe qué... (más adelante se sabrá que es una especie de líquido negro, quizá petróleo, para que un señor pueda controlarles, o al menos eso entendí yo). El caso es que vuelven a la vida pero muy inútiles, muy zombies, y eso el padre de una de las zombificadas no lo puede permitir, así que empieza una investigación por su cuenta. Una historia muy rara que también tiene cosas en contra, claro, por eso no es una buena peli, tal y como decía al principio. Por ejemplo que está muy pero que muy mal realizada. El sonido es también muy malo, oyéndose gritos de chicas en peligro cuando no vienen a cuento. Los actores también son muy malos, no eran nada dreíbles... en fin, que parecía más bien una película de escuela de cine, de curso en prácticas o algo parecido...

Bien, pues hasta aquí mis comentarios sobre lo que he visto en el festival de cine fantástico más importante del mundo, el de Sitges. Han sido muchas horas de locura y de cine, de diversión (ejemplo clarísimo el de la Zombie Walk), de falta de sueño (los dos últimos días estuve prácitcamente 48 horas sin dormir ya que estuve de película en película y de maratón en maratón)... Pero evidentemente, muy a gusto y disfrutando, que de eso se trata.

Respecto a la organización, un año más es necesario protestar o llamar la atención sobre los retrasos en la gran mayoría de proyecciones, especialmente las del Auditori. En algunas ocasiones ha habido retrasos de unos 45 minutos... Hay que pensar muy bien la programación que se desea ver porque si hay películas seguidas en diferentes cines, lo más fácil es que no se llegue. 

Además el sistema de subtítulos deberían ir pensando en alguna forma de renovarlo ya que se ve demasiado arcaico (es que lo es). Además en las proyecciones en 3D estos subtítulos hacían que uno se volviera loco, con la imagen de la pantalla y luego mirando los subtítulos...

Sin duda alguna, el año que viene, y citando al gran T800... Volveré.

Visto en Sitges'11 (IV)

Cuarta (y penúltima) parte de lo que vi en Sitges 2011...

Drive (Nicholas Winding Refn)

[Ya vi esta película en el Zinemaldi pero no la había comentado aún...] Las películas de Nicholas Winding Refn no son películas para todos los gustos ni mucho menos para todos los públicos. Su trilogía Pusher, a pesar de comenzar como algo muy tarantiniano, acaba derivando más hacia el mundo personal de cada protagonista; Valhalla rising es una película especialísima y pausadísima sobre vikingos y la Tierra Santa; Bronson es también una bizarrada visualmente muy potente con un Tom Hardy bestial... En fin, un cine muy personal que ha terminado llegando a Hollywood. Lo hace con Drive y con el guaperas Ryan Gosling en un genial papel que nadie esperaría de él. Una especie de Charles Bronson en sus películas setenteras (la película no deja de ser un homenaje a aquellas películas, también a los ochenta... vaya por Dios), un personaje sin nombre, experto en conducción que por ayudar a su vecina, a su hijo y a su marido, se ve metido en un embrollo de mucho cuidado, mafiosos peligrosos incluidos. Winding Refn lleva esta película de género negro actualizado (como le gusta decir a mucha gente) a su terreno, con escenas muy coloridas, también muy violentas, pero sin duda potentísimas y según en qué momentos, pausadas. Así es su forma de dirigir. Diferente, pero todo muy bien llevado y con unos personajes fantásticos. Sin duda alguna es una de las grandes sorpresas del año. La película obtuvo en  el Festival de Cannes el premio al mejor director.

Killer Joe (William Friedkin)

La película sorpresa de Sitges 2011 ha sido la última de William Friedkin, el director de French Connection o El exorcista, entre muchas otras. Ahora viene con una película de personajes, que casi podría ser toda en interiores, donde la violencia, y también el sexo, están continuamente presentes. El plantel de actores protagonistas está inmenso, destacando especialmente a Matthew McConaughey, a quien estamos acostumbrados a ver en personajes de abogado buenazo, o de tontorrón simpático, por lo general personajes un tanto insípidos. En Killer Joe él es la estrella de la función, y se nota que lo sabe. Hay escenas en las que él participa que se quedan grabadas a fuego en la mente del espectador, por las extravagancias contadas y por cómo lo interpreta el actor (o actores). Otra película que también podría decirse que cabe en el género negro, con un final desconcertante pero estupendo (repito que en buena parte gracias a sus actores). El resto de actores, que como digo también están fantásticos, son Emile Hirsch, Thomas Haden Church, Gina Gershon y Juno Temple.

Tormented 3D (Takashi Shimizu & Christopher Doyle)

La película más extraña del día, y quizá de todo lo que yo vi. Cuando decidí ir a verla, releí la sinopsis una y otra vez y enseguida me di cuenta de que iba a ser algo extraño... muy extraño. Pero había que ver algo así, y en tres dimensiones, claro, ahí estaba ¿la gracia? El creador de un clásico del nuevo cine de horror nipón como es Ju-on (La maldición) y su secuela, así como de sus respectivos remakes americanos, cuenta la historia de un niño que sigue a un conejo (suena, ¿verdad?)... de peluche, y acaba retenido en otra dimensión, en otro mundo paralelo al real. Entonces el niño lo que pretende es que la gente pase a ese otro mundo, pero la gente no quiere... Pues para eso está el conejo de peluche, que a veces era gigante, y a veces pequeño. En fin, que creo que se nota que no entendí demasiado la historia. Otra historia con niño (inolvidable aquel Toshio de Ju-on) y que no me ha terminado de convencer. Vamos, que no me convenció. Eso sí, algún efectillo tridimensional que otro sí que tenía bueno (por ejemplo el conejito de peluche flotando en el aire... eso sí que estaba logrado). Pero por lo demás... Como que no.

The day he arrives (Hong Sang-Hoo)

Al hojear el periódico del festival de Sitges y leer la reseña sobre esta película, ponía algo así como que ni era una película de género fantástico, ni de terror, sino que era una "comedia amable, elegante y sutil." Que no había más. Efectivamente, no había nada más, cosa que decepciona teniendo en cuenta que es el Festival de Sitges, es decir, de cine fantástico... Por si fuera poco el director es calificado como el Woody Allen asiático. Y sí, tenía un aire a película de Allen. Pero no tenía su gracia, lógicamente. Una sucesión de encuentros del protagonista que vuelve a la ciudad de su juventud con sus amigos, con su antigua amante/novia, con alumnos jóvenes, que se van repitiendo día tras día, y aunque no se hace molesto que las situaciones sean una y otra vez las mismas, uno está deseando que se llegue a algún tipo de conclusión, hasta que al final llega. Pues eso, una película amable, sin más.

Himizu (Sion Sono)

Esta película tampoco encajaba demasiado bien, a mi parecer, en la programación del Festival. ¿Por qué? pues porque si la anterior era una comedia amable, esta es un dramón en toda regla. Y además de dos horas y diez minutos de duración. En la película se cuenta cómo tras el terrible terremoto del pasado marzo en Japón, todo ha quedado totalmente destrozado y los padres del adolescente protagonista han muerto, quedándose el chico, como tantísima gente, en la calle sin nada, con lo que tendrá que buscarse la vida como pueda. La mala suerte que tiene hace que unos acreedores que su padre tenía vayan a buscarle y le amenacen para que les pague lo que su padre les debía, pero él no tiene nada así que la cosa pinta muy mal. Afortunadamente ahí estarán sus amigos y un variopinto grupo de personajes que aunque ya no les queda en la vida, siguen teniendo ganas de vivir y eso es lo más importante. Este tipo de cosas son las que transmite el film, que como drama funciona muy pero que muy bien, pero claro, para ver en un festival del estilo del Zinemaldia, por ejemplo. En honor a la verdad hay que decir que sí que hay alguna escena que provoca auténtico pavor. Se trata de las imágenes en las que se muestra la devastación del terremoto, cómo ha quedado todo aquello después del fatal evento... unas imágenes terribles que ciertamente ponen los pelos de punta.

Continuará...

Paginación