Cargando buscador...

23 de octubre de 2011

Visto en Sitges'11 (I)

Comienzo con esta entrada a comentar las películas que vi en mi paso por el Festival de Sitges 2011. Ya lo comenté en el post anterior, donde además puse nota a cada una de las películas vistas: son veinticuatro pelis, por lo tanto será una serie de posts, repartiendo los comentarios sobre cada película en ellos.

Txiflemos:

The raid (Gareth Evans)

La primera película que vi nada más llegar a Sitges resultó ser la mejor de todo lo visto esos días. Tiene un argumento, a priori, sencillo: Un escuadrón especial de policías quiere asaltar un edificio donde se encuentra gente chunga (no especifican exactamente qué son quienes allí se encuentran, aunque dan algunas ideas a lo largo de la película), capitaneada por una especie de capo que controla todo desde su piso, en lo alto del edificio. No hay más. O quizá sí, ya que con cuentagotas poco a poco se va descubriendo cuáles son las razones del asalto, quién lo ha ordenado, etc. A veces incluso uno puede encontrar toques shakesperianos en la historia: traiciones, lucha de poder entre compañeros, amigos, hermanos... Pero no nos engañemos, eso es lo de menos. Lo importante es que es una película que no da tregua prácticamente en ningún momento. Los tiroteos, pero sobre todo las peleas, son magistrales (aplausos en la sala -cine Retiro- tras cada pelea). Sin cables ni efectos especiales a lo Matrix, todo de forma muy física, incluso creíble. Sin duda hay algunos momentos en los que es imposible no acordarse de otra obra maestra, Oldboy (Park Chan-Wok), y si tú, querido lector, ves The raid (estás tardando) y tienes vista esa película, sabrás sin duda a qué momentos me refiero. "¡Esto es cine y no Melancholia!", se oyó al acabar la proyección, al hilo de que el día anterior se había presentado en Sitges la última película de Lars Von Trier. Hubo gente que incluso hizo la ola. Ejem, en serio... Una película imprescindible. En su género, claro, pero imprescindible. [PD: Durante la primera parte de la película, casi incluso podría incluirse en el género de zombies, ya que aunque los que quieren acabar con el escuadrón están vivitos y coleando, la forma en cómo está hecha la película casi hace que pertenezca a ese género]

La matanza de Texas 2 (Tobe Hooper)

Primera sesión incluida en la sesión doble programada por Nacho Cerdá y su Phenomena, en este caso un especial Grindhouse, con sus falsos trailers y anuncios viejunos que hicieron las delicias de todos los que allí estábamos. Qué decir de este clásico bizarro... Protagonizado por Dennis Hopper y una guapa Caroline Williams (que acudió a la presentación, manteniendo cierta belleza de aquel entonces, por cierto) cuenta cómo el sheriff interpretado por Dennis Hopper quiere encontrar a quienes mataron a su hijo trece años antes (lo contado en la primera entrega), ayudado por la radio star interpretada por Williams. La película es un divertimento en toda regla, que sigue una lógica inicial pero que llega un momento en el que desvaría tanto que ya da igual qué te estén contando, hay que dejarse llevar y divertirse, echarse unas buenas risas con las tonterías que cada personaje, encabezados todos por el inolvidable y también entrañable Leatherface, van realizando, llegando a un clímax final loquísimo y sin sentido que claramente lo único que pretende es divertir al personal, a los fans del género. Quien se tome estas cosas en serio, mal asunto.

El más allá (L'aldilà) - (Lucio Fulci)

Segunda película de la sesión Grindhouse de Phenomena. Todo un clásico indiscutible del cine de terror, con hoteles encantados y gente emparedada, maldiciones, nigromancia, gente ciega, zombies… ¿Alguien da más? La verdad es que sobre el argumento, poco hay que contar y mejor no hacerlo. Con alguna que otra imagen potente que sin duda quedará guardada en la memoria de quien la vea (el plano final, por ejemplo), fue una sesión muy divertida (por eso estábamos allí) en la que además al inicio hubo problemas con los subtítulos, haciendo que el desparrame del personal fuera mayor. La película también fue presentada por su protagonista femenina Catriona MacColl, que sin duda se mostró muy agradecida por el culto al film, por la sesión en sí y por lo que la película supuso para ella.

The incident (Alexandre Courtés)

Un chico trabaja junto con unos amigos suyos en un asilo, o mejor dicho en un manicomio, preparando la comida a los internos. Además, tocan en un grupo y no se sabe bien porqué, el protagonista tiene problemas para dormir. Cada vez que se ve a los amigos repartir la comida, se va creando cierta tensión con los internos, dando a entender que están preparando algo... Además la forma violenta de comportarse con ellos de uno de los guardias hace prever lo peor. Y así es: de repente los protagonistas se ven inmersos en un motín donde poco a poco todos los internos van tomando el poder del asilo, campando a sus anchas, asesinando, luchando entre sí... La película no es gran cosa, pero tiene algunas cosas o momentos destacables, como por ejemplo la ambientación, muy claustrofóbica. Pero claro, no deja de ser una película con una historia tan vista como que los protagonistas tienen que limitarse a sobrevivir en un ambiente hostil. Eso y su desenlace tan abierto a interpretaciones, que es un "do it yourself", es decir que cada cual puede pensar una cosa diferente acerca de lo que se ha visto, de lo que ha ocurrido, hace que el interés sobre la película no sea demasiado.

Detention (Joseph Kahn)

Esta fue una de las agradables sorpresas de mis días en Sitges. Cuando leí por primera vez su sinopsis, no me interesó en absoluto, ya que ponía que su director decía que había hecho una película de adolescentes para adolescentes, nada más y nada menos. Con lo cual, la descarté. Pero la terminé viendo, afortunadamente. Esta es una película apta para freaks, con guiños paródicos a multitud de films ochenteros y noventeros y a comportamientos adolescentes. Hay guiños al slasher (Scream por ejemplo) con un asesino o asesina con un disfraz de una película que en el mundillo de la película ha sido un superexitazo, Cinderhella (juego de palabras que mezcla de Cinderella -Cenicienta en inglés- y Hell -infierno), y a las películas tipo Saw (torture porn), así como chistes de caca-culo-pedo-pis, pero siempre dando a entender lo subnormales que muchos jóvenes norrteamericanos (y quizá de cualquier parte del mundo también) de hoy en día pueden llegar a ser, sobre todo con los temas de las modas (una de las primeras frases que se dicen en la película es algo así como "en el siglo XXI, los noventa son los nuevos ochenta") y las tribus urbanas, quedando patente en unos geniales flashbacks que el director realiza. También hay viajes en el tiempo... y osos. Sí, así, como lo lees. Repito que es una frikada en toda regla, sin desperdicio. Una bizarrada que me pilló por sorpresa y que me acabó cautivando por lo salvaje de todo lo que cuenta.

¡Extra, extra!

Un par de fotografías de la presentación del Grindhouse de Phenomena (pincha sobre ellas para ampliarlas).

Caroline Williams & Catriona MacColl

Ángel Sala, Nacho Cerdá,
Caroline Williams y Catriona MacColl

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paginación