Cargando buscador...

27 de octubre de 2011

Visto en Sitges'11 (III)

Tercera parte con nuevas películas a comentar sobre lo que vi en Sitges 2011.

A letter to Momo (Hiroyuki Okiura)

Siete años han tardado en realizar la película, ya que estaban empeñados en hacer todo al estilo tradicional: primero sobre el papel y luego trasladarlo al formato celuloide. Como cinta de animación es impecable, una joya. El problema es su historia. Más que su historia, su duración. En realidad tiene otro problema, pero que debe disiparse cuanto antes ya que es un mero prejuicio: la sombra del maestro Miyazaki es muy alargada, y cualquier película anime que se haga, incluyendo algún toque mágico en su argumento, hace recordar al genio nipón. El argumento trata de una niña muy testaruda llamada Momo, que ha perdido a su padre (durante la película explicarán cómo y porqué), que vive con su madre. Se mudan a una isla y allí Momo conocerá a tres extrañas criaturas, unos duendes que sólo puede ver ella. Ellos no pretenden nada malo, sólo vivir lo mejor que puedan y zampar todo lo que pillen, pero la niña no les dejará. Poco a poco irán limando asperezas hasta hacer que la niña, y el espectador con ella, participe de todo un espectáculo mágico que hará que cambie su forma de ver la vida y de comportarse. Como decía, es una gozada de anime, pero está muy centrado en el drama de la niña y hay poca fantasía (eso sí, el punto cumbre sobre este aspecto es una maravilla)... Por lo tanto uno piensa que sus dos horas de duración son demasiado. De todas formas, recomendable sin duda para los fans de la animación.

Exit Humanity (John Geddes)

Esta película fue el primer largometraje del maratón nocturno de la nit + zombi, tras diversas presentaciones y cortos. La película nos sitúa en la posguerra civil americana, donde el protagonista se ve inmerso en la más absoluta soledad cuando su mujer y su hijo son contagiados por unas extrañas criaturas que parecen revivir después de muertas... En su lucha por la supervivencia se encontrará con gente que le ayudará o que intentará acabar con él, por tanto deberá jugar bien todas sus cartas. Esta película empieza como una típica película de zombies: alguien es atacado de repente por criaturas que no comprende de dónde salen, y poco a poco nos va narrando qué características tienen esas criaturas, es decir que si no duermen nunca, que si tienen un olfato muy desarrollado, que si sólo mueren disparándoles en la cabeza... Algo muy típico y que todos ya sabemos, con lo cual no aporta nada nuevo. Llega un punto en la película en el que la temática zombie casi desaparece, convirtiéndose en un western puro y duro. De vez en cuando se mencionan los zombies, incluso se explica su origen, pero el western sigue ahí, con sus impresionantes paisajes y por su puesto sus duelos a muerte entre los principales personajes. Así que si uno quería ver una buena peli de zombis, es muy posible que quede decepcionado o lo que es peor, aburrido.

Deadheads (Brett Pierce & Drew T. Pierce)

Divertimento de los de caca-culo-pedo-pis hecho sin mayores pretensiones. O eso me gustaría pensar, claro... La historia va de que en un pueblo de Estados Unidos hay una epidemia zombie, pero total, como si no la hubiera, porque el protagonista y dos amigos suyos, aunque se han convertido en zombies y ellos lo saben (al principio no lo asumen pero poco les cuesta darse total cuenta de ello), hacen como que no es así. Y el resto de la población hace como que no pasa nada. Es algo que no llegué a entender de la película, que hubiera zombies, pero que todo fuera como que no los hay. Quizá esa sea la gracia que pretendían buscar los directores... a saber. El caso es que el protagonista se empeña en reencontrarse con su ex-novia para decirle que la ama, con lo cual la peli es una búsqueda. Tras los protagonistas, hay un grupo de caza-zombies muy malo y sin piedad así que tendrán que andarse con ojo si no quieren que les pillen. No es más que una comedia romántica con esos toques de zombis, pero si no los tuviera, daría lo mismo. Además, el contrapunto cómico del amigo gracioso desfasado acaba molestando más de la cuenta.

Zombi diaries 2 (Michael Battlet & Kevin Gates)

Es una secuela pero según nos informó su director, no hace falta haber visto la primera entrega para disfrutar de esta película. Lo de "disfrutar" es un decir porque de tan típico que es lo que nos cuenta, no tiene ninguna gracia. Se trata de un grupo de gente, militares incluidos, que deben sobrevivir a la amenaza zombie que está por todas partes y quieren llegar a un punto que se supone es seguro. No hay más. Y por si fuera poco, de tan original que es la película, es de esas de "cámara en mano grabando todo lo que ocurre". Que digo yo, que si uno está grabando cómo un zombie se zampa a tu compañero y a todos los militares que tienes alrededor, hay dos opciones más que evidentes: 1) O coges alguna de las armas que hay alrededor y empiezas a disparar a todo lo que se menea, o 2) Corres como alma que lleva el diablo huyendo de los zombies que te van a comer. ¡Pero no te quedes a grabar cómo se comen a la gente! En fin... Muy original. Originalísima.

The thing (Matthijs Van Heijningen Jr.)

Remake, perdón, precuela... Venga va, es un remake en toda regla, de la mítica La cosa de John Carpenter. Que no nos engañen. En principio se cuenta qué pasó a la expedición previa a la que sale en la de Carpenter, pero tiene escenas clavadas, y sabemos cuál es la tónica e incluso qué va a ocurrir porque la película del 82 está grabada en nuestras mentes de lo espeluznante y potente que es... ¡Incluso uno de los protagonistas masculinos guarda cierto parecido con Kurt Russell! Vale, hay ciertas diferencias, y la parte final es también nueva, pero todo, todo lo demás, es calcado a la de Carpenter. Evidentemente tiene cosas destacables, como por ejemplo la ambientación, y las transformaciones del bicho, que son unas cuantas y muy bien hechas por cierto. Con lo cual el espectador lo que puede esperar es una nueva transformación para ver por dónde, y cómo, sale la cosa esa. Algunas apariciones del bicharraco son de aplauso, la verdad sea dicha. Pero por lo demás... hay que seguir quedándose con la del gran John Carpenter, sin dudarlo.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paginación