Cargando buscador...

31 de marzo de 2009

Adiós a Maurice Jarre

Maurice Jarre

Ayer falleció uno de los grandes compositores del Cine: Maurice Jarre, autor de inolvidables bandas sonoras para películas magníficas y también inolvidables, como por ejemplo Doctor Zhivago, Lawrence de Arabia, Pasaje a la India, La hija de Ryan (películas dirigidas por el maestro David Lean, donde las tres primeras le valieron sus tres Oscar), El año que vivimos peligrosamente, El hombre que pudo reinar, Gorilas en la niebla, Ghost, Top secret, Único testigo... Un sinfín de obras para recordar.

Como homenaje a su música, aquí están algunas de sus composiciones. Espero que las disfruteis al igual que yo lo hago:

Lawrence de Arabia (David Lean, 1962)



Overtura del filme:



Doctor Zhivago (David Lean, 1965)





Incluyo, cómo no, el famosísimo Tema de Lara:



El hombre que pudo reinar (John Huston, 1975)





Pasaje a la India (David Lean, 1984)





El año que vivimos peligrosamente (Peter Weir, 1983)





Único testigo (Peter Weir, 1985)





5 comentarios:

  1. Grandísimo compositor, grandísima pérdida :'(. Pocos han sabido hacer bandas sonoras de corte clásico y épico como él en las últimas décadas. Para mí era el último representante de la vieja escuela, antes de la generación de Williams, Goldsmith y Bernstein. Sus colaboraciones con Lean son realmente memorables, un tándem incluso superior al Spielberg-Williams. Tengo que conseguir su discografía completa, que es uno de mis pendientes desde hace tiempo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, te comenté que hace unas semanas escuché algunas de sus obras en vivo y en directo en el Teatro Victoria Eugenia.

    Era un concierto que seguro que te hubiese gustado porque trataba de la relación de la historia de la música con la historia del cine.

    Digo trataba porque además de tocar varias bandas sonoras argumentaban muchas curiosidades.

    ResponderEliminar
  3. Jorge: Estoy de acuerdo contigo, era de la vieja escuela y probablemente sí, su último representante, qué pena pero en fin, como suele decirse, ahí quedan sus composiciones para el recuerdo, un placer para las orejas. Y para los oídos también.

    Asier: Qué envidia me das habiendo asistido al concierto que mencionas... De haberme enterado (y mira que suelo estar al tanto) quizá hubiera ido también a disfrutarlo, tiene que ser una gozada, y si encima tenía el añadido de las curiosidades, aún mejor, cagüennn qué pena no haberlo visto. Qué se le va a hacer.

    ResponderEliminar
  4. ¡Anda! ¡si es el padre de Jean Michel Jarre!

    :)

    ResponderEliminar
  5. Así es Jesus, el mismo que viste y calza. Perdón, que vestía y calzaba...

    ResponderEliminar

Paginación