Cargando buscador...

23 de septiembre de 2012

Zinemaldia '12: Dans la maison, de François Ozon

SECCIÓN OFICIAL A CONCURSO

La última vez que el director François Ozon participó en el Zinemaldia consiguió el Premio Especial del Jurado. Fue con la película Le refuge. Ahora vuelve a concursar con Dans la maison, y no le ha quedado nada mal (al contrario que sucedió con Le refuge, según mi opinión).


En un instituto francés un profesor (Fabrice Lucchini) está harto de que sus alumnos no se molesten ni siquiera en escribir una simple redacción, hasta que da con que uno de ellos, Claude (Ernst Umhauer), lo hace de forma notable y empieza a interesarse por su forma de redactar, pero sobre todo por lo que cuenta: experiencias que el chico vive con un amigo suyo, también compañero de clase, y su familia (donde la madre está interpretada por Emmanuelle Seigner). Cada día el chico lleva una nueva redacción al profesor para comentarla (con la complicidad de la esposa del profesor, Kristin Scott-Thomas) y el dilema de si esta especie de voyeurismo rebuscado es algo aceptable o censurable no tardará en aparecer.

La película no sólo está bien rodada, pues Ozon sabe hacer este tipo de trabajo, sino que también se introducen algunos ligeros toques de humor (no demasiados) e inmiscuye al espectador en toda la trama, haciéndolo partícipe sin ningún tipo de pudor de todo lo que el adolescente Claude va contando en base a sus redacciones. Ahora bien, ¿sucede realmente? ¿es todo algo inventado por el chaval? ¿o quizá es el profesor quien se inventa todo? Este es el juego más bonito, el más interesante de la película: hacer dudar al propio espectador. Y si uno atiende al final, aún puede darle más vueltas. Un final, por cierto, magnífico.


Preguntado el director sobre posibles referencias, no ha eludido el nombre de Hitchcock (sobre todo en referencia al final), pero también hay muchas más, sobre todo literarias. No en vano, la película se basa en la obra teatral El chico de la última fila, del español Juan Mayorga, quien ha reconocido estar encantadísimo con la adaptación, pues no sólo ha captado el espíritu de su obra, sino que además François Ozon ha sabido introducir sus propios elementos haciendo suyo el libreto, pero sin traicionar las referencias existentes.

Como anécdota, en rueda de prensa (donde estaban el director, el actor Fabrice Lucchini y Juan Mayorga), Lucchini (fantástico en la película) ha mostrado sus dotes de auténtico zumbado, sin parar de gesticular, de vociferar y de hacer casi a diestro y siniestro alusiones a muchos autores clásicos y contemporáneos. Eso sí, de forma muy divertida y coherente y provocando los aplausos de los que allí estábamos congregados.


Para acabar, comentar que la película es, sobre todo, una reflexión sobre el arte y su significado, sobre sus límites, sobre la realidad y la ficción, y sobre la percepción que cada uno de nosotros, espectadores, podemos tener de ellas.

Dans la maison ha provocado en el público el primer gran aplauso de la Sección Oficial (al menos en pase de prensa, compartido con público) del Zinemaldia. No una ovación, pero sí un gran aplauso.

2 comentarios:

  1. Lo dicen en una escena de 'Dans la maison' a mitad de la película: es una comedia estúpida, todo esto es ridículo. La película de François Ozon es ñoña en su ventana 'voyeurística' (¡ay qué diría el maestro Hitchcock!), un escape apenas maloliente, que ni siquiera satisface al que lo despide. ¡Mejor nos vamos todos a China! Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, por tu comentario entiendo que no te ha entusiasmado como a mí... ¡Qué se le va a hacer! Si nos vamos a China, al menos que sea durante una temporada únicamente, al igual que el cine producido allá, que unas veces es magistral y otras veces... pues no. No sé ni lo que me digo. O sí. O yo qué sé.

      ¡Saludos manipuladores!

      Eliminar

Paginación