Cargando buscador...

10 de julio de 2012

El pelazo de Andrew Garfield

Andrew Garfield destacó especialmente en La red social de David Fincher (y para quien esto escribe, lo hizo por encima de su protagonista, Jesse Eisenberg), donde parecía que se le iban a abrir unas cuantas puertas, pero algo ha pasado o algo pasa con sus contratos hollywoodienses ya que desde entonces sólo se le ha podido ver en un par de películas más, ambas de hace un par de años (al igual que la mencionada de Fincher) y ahora le vemos metido en un berenjenal de mucho cuidado: nada menos que la nueva película sobre Spiderman, un reboot, un rearranque, o como quiera llamarse, del superhéroe arácnido creado por Stan Lee y Steve Ditko para la factoría Marvel: The amazing Spider-man.


Cuando un servidor se enteró de que este actor sería el encargado de hacer olvidar al personal a Tobey Maguire (Spiderman en las tres películas dirigidas por Sam Raimi), lo primero que se preguntó fue cómo haría para que el habitual tupé, ese pelazo que siempre lleva Garfield, no se notara bajo la máscara de Spiderman.

Una vez vista la película, sigo preguntándomelo... Cosas del Cine, supongo.

En fin, centrándonos en la película, hay que reconocer que es muy difícil no acordarse de las tres entregas anteriores del superhéroe, sobre todo teniendo en cuenta que son relativamente recientes y que aunque aquella tercera parte dejaba mucho que desear, la trilogía en su conjunto contenía cosas y elementos realmente icónicos de las historietas del personaje.

Mientras una película mantenga cierta coherencia sobre aquello en lo que se basa, cualquier revisión puede aceptarse. Con esto, The amazing Spider-man no empieza mal, ya que más o menos cuenta lo que casi todo el mundo conoce respecto a los inicios de Spiderman... lo malo es que según van pasando los minutos, aparte de costarle arrancar, el argumento va convirtiéndose en algo de chichinabo, una historia contada para tontos donde lo que menos importa a los guionistas son las motivaciones de cada uno de los personajes, especialmente las del protagonista y el villano. ¿Dónde habrá quedado aquella mítica frase de "un gran poder conlleva una gran responsabilidad"? Vale, eso no paraban de repetirlo en las otras películas y no es plan de volver a insistir con ello, pero aun así, el sentimiento de culpabilidad de Peter Parker/Spiderman frente a lo que sucede a su alrededor, casi ni asoma. Otro tanto de lo mismo con el villano, Curt Connors/Lagarto (Rhys Ifans), que no se explica nada bien porqué quiere hacer lo que hace. Ah sí, porque él es el malo. Y punto. Porque sí. Porque así debe ser. Nada más. Una verdadera pena, teniendo en cuenta además los conflictos que podría tener el personaje del científico frente a todo lo que está haciendo, o frente a la historia del propio Peter Parker, etc. Totalmente desaprovechado y tirado por la borda algo tan interesante.


Otro gran punto en contra de la película es la dirección de Marc Webb, que no destaca en absoluto (eso sí me han gustado bastante aquellos planos en primera persona de Spiderman saltando y lanzando telarañas, pero pocas cosas más). Quién iba a pensar que el autor de una película tan estupenda como (500) días juntos iba a caer en las garras de las superproducciones tan rápidamente y de una manera tan poco eficaz... Lástima que no haya continuado por aquellos derroteros, donde seguro puede ofrecer cosas mucho más majas.

El personaje de Gwen Stacy cumple como la chica de la función, siendo interpretada por Emma Stone, a quien se recuerda especialmente por sus papeles en Criadas y señoras y Crazy, stupid, love. Es curioso ver cómo cada vez que aparece, da la impresión de estar iluminada con un aura especial... y es que yo me he montado mi propia película pensando que los encargados de The amazing Spider-man quisieron hacer especial hincapié en eso, quizá para hacer aparentar a la actriz los diecisiete años que tiene el personaje, o quizá para resaltar su pelo rubio para que así el personal se olvide de la pelirroja Mary Jane Watson, que aunque a mí no me guste la actriz que la interpretó en la trilogía de Sam Raimi (Kirsten Dunst), por lo menos tenía más gracia ya que a Peter Parker le ponía en serios apuros sobre si debía ser o no Spiderman. Aquí, en esta película, ese tipo de cosas se resuelven de una manera demasiado rápida y sin profundidad alguna.


Por último, una ligera mención sobre los efectos especiales: No son malos del todo, y por lo menos mejoran los movimientos de Spiderman, no pareciendo ya un videojuego insertado en los fotogramas (como lo parecía en bastantes momentos de la anterior trilogía). Lo mismo sobre el Lagarto, que aunque originalmente no es la imagen que se podría esperar de este villano, su forma y movimientos no me han decepcionado. La verdadera pena es, como ya he comentado, que toda la historia que gira en torno a él (y a Spiderman) está echada a perder.


PD: Aviso para los cagaprisas que nada más ver la primera letra al finalizar la película... En esta película también hay una escena extra en los títulos de crédito. No vale mucho (a mí me ha parecido muy decepcionante), pero claro, deja una puerta abierta bastante grande a una continuación. Que por cierto, sí, ya se ha comentado por ahí que definitivamente The amazing Spider-man será una nueva trilogía. ¿Harán algo al respecto con el pelazo de Andrew Garfield?




6 comentarios:

  1. Aun no la he visto, cosa que como buen fan del trepamuros de toda la vida sin duda haré, pero lo cierto es que este muchacho de entrada me rechina muchísimo como Peter Parker. No es que Tobey McGuire me pareciera precisamente la mejor elección del mundo, pero desde luego, daba mucho más el perfil de nerd que este muchacho, que parece salido de la saga Crepúsculo. Espero que aún así no sea un caso a lo Tom Welling (que lo dudo porque la inutilidad de ese chaval es algo realmente superlativo) que él solito se bastaba y sobraba para destrozar toda una serie y personaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de los que piensa que Tobey Maguire no lo hací amal del todo. Sí daba el pego como pardillo, especialmente en la primera parte, ya que quizá más tarde perdió esa gracia. Andrew Garfield en cambio no logra convencerme.

      Por cierto, que Spiderman siempre ha sido un cachondo mientras peleaba... ahora eso apenas se ve. Hay algunos momentos en los que vacila, pero poco más. Una de las grandes cosas del personaje, tambén echada a perder.

      Saludos PutoAmo!!

      Eliminar
    2. Muy cierto, eso es algo que yo siempre eché de menos en las pelis de Raimi, que aunque en general me gustaron, tienen ese enorme fallo. Vale, no necesito que me suelte las parrafadas que le hacia por ejemplo soltar Erik Larsen cuando se hizo cargo de los guiones además de los lápices (en esa estupenda miniserie de "La venganza de los Seis Siniestros"), sobre todo porque en el mundo real, o en el cine, tardaría media hora en soltar todos los vaciles que te lees en dos viñetas mientras esquiva balas o brazos mecánicos, pero desde luego, un toque más socarrón, una presencia mayor del "ingenioso repertorio" que siempre ha caracterizado a Spidey, no hubiera estado nada mal. Si me dices que eso en esta nueva peli tampoco está, pues nada... habrá que seguir esperando.

      Salud!

      Eliminar
  2. Solo les falto los vampiros!!.
    Hacia años que no me decepcionaba tantisimo una peli. Los efectos, absolutamente grandiosos (que a eso fui yo al cine) pero la peli..... uffff!!!!

    y supongo que tendremo trilogia.
    animo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peli no vale un pimiento. Menos mal que como ya he comentdo yo y como bien dices tú, los efectos no están nada mal. Un sludete David!!

      Eliminar
  3. PutoAmo: Quizá ya hayas visto la peli, ya que he tardado en responder, pero no dudo en que cuando la veas, ciertamente pensarás que le falta ese toque, ya verás... Este nuevo trepamuros de ingenioso tiene poco, poquísimo! han querido darle un toque algo más trascendental y les ha salido como el culo.

    ResponderEliminar

Paginación