Cargando buscador...

11 de junio de 2009

El octavo pasajero lleva 30 años entre nosotros.

Hace un par de semanas se cumplieron treinta años (treinta) del estreno de una de las películas más terroríficas y apasionantes de la historia del Cine: Alien, el octavo pasajero, dirigida por un Ridley Scott en verdadero estado de gracia. El director venía de dirigir Los duelistas (1977) y tres años después de Alien dirigiría otra obra fundamental para el Cine en muchos aspectos: Blade runner.

Muchos son los recuerdos que tengo del primer visionado de esta película, siendo tan sólo un crío, pero sin duda si tengo que destacar uno, es el siguiente:

Los tripulantes de la nave Nostromo comen tranquilamente sentados a la mesa, se cuentan anécdotas, vemos en primeros planos los elementos sobre la mesa... aunque extrañamente se puede observar que Ridley Scott, como quien no quiere la cosa, nos está dirigiendo la mirada hacia un tripulante en concreto. Sí, también vemos a los demás, pero es curioso cómo parece centrarse en uno de ellos... ¿por qué? Enseguida lo sabremos, parece que la comida no le está sentando muy bien...



Esta escena provocó que no comiera spaghetti en bastante tiempo.

En el vídeo podemos ver a dos ilustres personajes: John Merrick, el hombre elefante (John Hurt) y Bilbo Bolsón (Ian Holm), cuyos planos en la escena me encantan porque no están porque sí, sino que tienen una razón de ser, y eso, viendo la película completa, se entiende perfectamente. Ridley Scott sabía lo que hacía.

Considero que treinta años después, la película no ha envejecido nada y que es totalmente disfrutable como la primera vez.

Mel Brooks, el parodiador de la época, no dejó pasar la oportunidad de hacer un guiño a Alien, y mucho menos a esta escena concreta. Con ello, en su película La loca historia de las galaxias (Spaceballs, 1987), la cual es una parodia total del mundillo de Star Wars donde podemos ver a Bill Pullman antes de ser el presidente de los Estados Unidos de América en Independence day (Joel Schumacher, 1997) en el papel de Lone Starr (Han Solo total), y al difunto John Candy en el papel de Vomito -Barf en inglés- (cual Chewbacca) incluyó este momento:



Supongo que a Mel Brooks le hizo gracia lo de "aparición estelar" del bicho y que por eso se le ocurrió acabar la escena de esa forma, con el pequeño número musical, porque si no, no me lo explico...

Lamentablemente creo que esta película sí ha perdido cierta gracia, aunque muchos de sus chistes o parodias siguen siendo recordados con gusto (¡peinad el desierto!), tuvo su maestría hacer algo así.

Centrándonos en Alien, el octavo pasajero, no he comentado nada sobre su heroína absoluta, cómo no, Ripley, interpretada por Sigourney Weaver, en un papel que le dio fama y que probablemente junto con Sarah Connor, de la saga Terminator, forme parte del pequeño grupo de heroínas de acción del cine de todos los tiempos.

A la primera película le han salido tres secuelas, la primera con gran fortuna y las dos siguientes con menos, de hecho bastante olvidables:

Aliens, el regreso (James Cameron, 1986)
Alien3 (David Fincher, 1992)
Alien: Resurrection (Jean-Pierre Jeunet, 1997)

Lástima de las dos últimas películas... Ahora se conoce que quieren hacer una secuela-precuela de estas que están tan de moda hoy en día. Revitalizar la franquicia, al estilo de lo hecho con Batman y Terminator... Aún no se sabe si Ripley tendrá aparición estelar o qué... ¿quizá la veamos digitalmente rejuvenecida, cual Arnold Schwarzenegger en Terminator Salvation? Veremos qué resulta de todo ello, sólo queda esperar.

Trailer de Alien, el octavo pasajero (subtitulada "En el espacio nadie puede oír tus gritos"):



Y ya que estamos, también el trailer de La loca historia de las galaxias (Spaceballs), en la que, por cierto, hacían chistes ya por aquella época sobre las versiones piratas de las películas. ¿Hará gracia este chiste a Ramoncín?



4 comentarios:

  1. De pequeña ví una de Alien, y fué como si me hablarán en chino. Vamos, que no me entere de na. Desde entonces no he vuelto a ver nada de ese tipo...xD

    ResponderEliminar
  2. Yo me vi todas las pelis de Alien, siendo la primera mi favorita. Por cierto, desconocía que saliese 'Bilbo Bolson', nunca me había fijado. Que jovencito que estaba, tal vez ya conocía el poder del anillo, jeje.

    Estaremos pendientes de la última entrega, con el añadido del interés en despejar la incognita sobre la aparición de la teniente Ripley.

    Que tontorrona esa peli de Mel Brooks, aunque tiene algun que otro gag afortunado.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¿30 años ya? ¡como pasa el tiempo!

    ResponderEliminar
  4. Sil: Te recomiendo que veas especialmente las dos primeras partes, eso sí, mejor si la ves acompañada ;-)

    Ouiser: Comparto lo de que nuestra favorita es la primera parte... Imagino que el hecho de que me produjera tanto canguelo de pequeño la hace especial. Muy bueno lo del poder del anillo jajaja, ¡eso me ha gustado! Veremos qué hacen con la nueva secuela-precuela, esperemos que no la pifien!

    Jesus: Pues sí, 30 años ya... el tiempo no pasa en balde.

    ResponderEliminar

Paginación