Cargando buscador...

12 de diciembre de 2008

Estilazo

En los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 pudimos conocer al nadador Eric Moussambani, de Guinea Ecuatorial, que logró el récord de su país en la modalidad de los 100 metros.

Ahora bien, ¿logró algo más? Pues aparte de la fama mundial con esta proeza, de un apodo ("Eric la anguila") y de llenarse los bolsillos yendo de programa en programa de televisión tras protagonizar lo que muestro en el siguiente vídeo... me parece que no. Aunque claro, eso no está nada mal.



Actualmente no sé si el COI continúa haciéndolo, pero en aquellas olimpiadas permitía participar sin clasificaciones previas a países en vías de desarrollo y que en principio no disponían de los medios suficientes para participar en el evento. En Sydney 2000 y en este caso que nos ocupa participaban Guinea Ecuatorial, y (por lo que entiendo en el vídeo, me puedo equivocar) Kirzygistán y Nigeria.

Como se ve en el vídeo, estando ya preparados para saltar, dos de los nadadores saltan antes de tiempo, por tanto son descalificados automáticamente, quedándose solo el gran Eric Moussambani... ¡Comienza la prueba! Empieza bien, a buen ritmo, un estilo ¿digno?, nadando y nadando llega al otro extremo de la piscina... pero cada vez reduce más el ritmo, y más, y más... ¡Que se ahoga! ¡Qué mal lo está pasando! El récord mundial de la prueba queda lejísimos... ¡Lo importante es sobrevivir! El público lo sabe, el público vibra, el público anima, el público puesto en pie... ¡ánimo Eric, ánimo! ¡tú puedes, estamos contigo!

El choteo de los comentaristas es evidente pero no pueden más que rendirse a sus pies y reconocer la gran proeza realizada por este hombre, de hecho y como ya he comentado, llegó a superar el récord de su país, con un tiempo de 1:52:72 (nota: el ganador de aquella prueba logró la plusmarca mundial con 47:84).

Posteriormente Moussambani explicó que en su país se había entrenado durante pocos meses para asistir a Sydney 2000, y que además entrenaba en una piscina de 22 metros de largo, así que cuando le plantaron delante la piscina olímpica, pues como que se sorprendió un poquito ("los últimos 15 metros han sido muy difíciles", declaró). El caso es que sobrevivió, logró un récord para su país, se forró, y oye, ¡no lo hizo tan mal!

El "pobre" quiso participar en los JJOO de Atenas 2004 pero al parecer tuvo problemas con el visado y no pudo ser. Una pena, porque debía de haber mejorado su marca en unos 60 segundos.

Cuando yo estoy en la piscina me suelo acordar de él y de que ya me gustaría hacer el tiempo que hizo él en los 100 metros, ya me gustaría...

2 comentarios:

  1. Bueno, bueno, no seas tan humilde que he oído por ahí que te llaman Jon Phelps :-P

    En cuanto a Moussambani, recuerdo que fué muy comentado en prensa por su peculiar estilo nadando y por su "hazaña", fué todo un héroe en su país. Y entrenado debe estarlo un rato largo, hay que ver que 'tabletas' se gasta el moreno. Es innegable el mérito que tuvo éste hombre, y sí, me ocurre igual que a ti Jon, sólo que yo me conformo con nadar los 100 metros sin ahogarme durante el trayecto, juasjuas...

    ResponderEliminar
  2. Jaja Ouiser... humildad ante todo! Que no falte!
    Si el hombre hubiera podido participar en Atenas 2004, estoy convencido de que habría habido muchísima expectación, pero... no pudo ser, mecachis.

    ResponderEliminar

Paginación