Cargando buscador...

20 de noviembre de 2008

Sally Hawkins



Sally Hawkins es Poppy en Happy (un cuento sobre la felicidad) de Mike Leigh. Ella es la película. Ella es el descubrimiento, ya que el cine de Leigh es conocido de sobra (Secretos y mentiras, El secreto de Vera Drake...). La actriz logró con este papel el Oso de Oro a la mejor interpretación femenina en la última Berlinale, Festival de Cine de Berlín.

Viendo la película, desde el primer segundo uno se encariña con ella. Imposible no hacerlo. Le roban la bici y sigue sonriendo. Le pasan mil cosas y sigue sonriendo, se topa con personajes absolutamente indeseables, y sigue sonriendo... o no, ya que ella no es una feliciana, simplemente se limita a vivir la vida lo mejor que puede y cuando algo que realmente le preocupa se le pone delante de sus narices, puede llegar a ponerse seria. Pero no es lo habitual.




Sally Hawkins ofrece un verdadero regalo no solo para los espectadores de la peli, sino para el Cine en general, como lo pudo hacer en su momento (por poner un ejemplo reciente) Audrey Tautou con Amèlie. Ella transmite toda esa alegría, toda la simpatía de la que alguien como Poppy es capaz de disfrutar y repartir.

Es gracias a ella por lo que uno sale del cine con la sonrisa en la cara, admirando su trabajo y las lecciones de vida impartidas. Es gracias a ella por lo que le entran a uno ganas de conocer gente así, bueno, de conocer gente en general. Si se da la casualidad de que se conoce alguna persona indeseable, no pasa nada: la vida sigue, y hay que seguir sonriéndole.

Gracias a Mike Leigh por esta sencilla gran película pero sobre todo gracias a Sally Hawkins por su maravilloso personaje.

No dejeis de verla.

4 comentarios:

  1. Se me acumulan las pelis recomendadas y por la sinopsis que nos facilitas sobre "Happy", es de las que me van a mi también. Además la compáras con "Amèlie", que personalmente, me gustó mucho. De cualquier modo está claro que éste tipo de cine tiene un público muy concreto y quizás minoritario, frente a las grandes superproducciones norteamericanas, lo cual, y sin quitarle mérito a éstas otras, no deja de ser una pena.

    Me ha gustado el mensaje de la película, la actitud de la protagonista de plantarle cara a los sinsabores y contratiempos de la vida, así, con optimismo y buén humor, cómo debería ser siempre, supongo que todo es cuestión de poner el marcha el mecanismo de la inteligencia emocional, aunque ya sabemos que no siempre resulta fácil, ése es el reto...

    PD.: la próxima vez que me pase me traigo unos canapés virtuales (desgraciadamente todavía no se ha inventado el teletransportador, tipo Star Trek), a ver si así comienza a animarse ésto...EEOOOO, ¿HAY ALGUIEN MÁS POR AHÍ?

    ResponderEliminar
  2. Pues puestos a recomendar, permíteme una más... "Café irlandés" de Stephen Frears, a la que me recordó en algunos momentos esta de "Happy".

    Por cierto que el jamón te lo estás ganando con creces eh! ;-)

    ResponderEliminar
  3. ...me la apunto también, que ya sabes yo me fío ciegamente de tus gustos cinéfilos...

    Besitos "Félix Linares"!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Con besos y todo! Así da gusto tener blog! ;-p ¡Gracias magnolia!

    ResponderEliminar

Paginación