Cargando buscador...

17 de junio de 2010

¿Son los niños gilipollas?

Ayer por la tarde me acerqué al cine a ver las aventuras del príncipe de Persia. Antes de la proyección y como suele ser habitual, hay algún que otro trailer. Como la película que iba a ver es de Disney y para todos los públicos, con ánimos de hacer una serie al estilo de Piratas del Caribe (también de Disney), los trailers que hubo fueron de películas dirigidas al público más joven.

Una de esas películas de los trailers me hizo llevarme las manos a la cabeza y me dejó completamente boquiabierto y altamente sorprendido por la supina estupidez que acababa de ver, todo concentrado en tan sólo dos minutos. Se trata de una película titulada Marmaduke, de inminente estreno, basada en unas tiras cómicas creadas en 1954, donde se ven básicamente las andanzas de un perro y sus amigos animales, entre los que se encuentra su hermanastro, un gato llamado Carlos.

Vamos por partes: El trailer empieza de forma simpática, parece un perro de lo más majo, travieso y gamberrete... pero de repente aparece en escena el gato. Y su voz de doblaje. En serio, yo no sé qué narices piensan en las altas esferas del marketing cinematográfico cuando permiten semejantes doblajes. La última barrabasada que vi acerca de esto fue el doblaje de Mónica Cruz en G-Force (claro, como su hermana Penélope había doblado al personaje en su versión original, debieron de creer que sería un guiño supergenial y superdivertido que atraería a las masas para ver esa pequeña bobada). Por lo visto escuchar a un gato hablando de esa forma produce carcajadas sin fin. Será en los despachos donde decidieron aceptar esa voz, porque vamos...

Según transcurre el trailer se puede ver una sandez tras otra, donde se nos va presentando al resto de protagonistas. Que si perros con pedigrí, que si uno que no siente las piernas, más bromas entre el perro y el gato... y un William H. Macy echado a perder (esperemos verle en alguna de sus grandes interpretaciones en alguna otra película) que protagoniza otro momento bochornoso, que cuando idearon la película, también debieron de creer que algo como eso sería la monda, la repanocha, el descojono padre.

Y por último como no quiero extenderme más (parece mentira que esté hablando tanto de algo de tan sólo dos minutos, de un trailer), no voy a decir nada sobre el baile del final. Bueno sí, que para variar me pareció algo patético.

Con todo eso, la pregunta que me hago es ¿son los niños de hoy en día gilipollas? ¿Realmente se cree alguien que una película así puede hacer buena caja? Hay que decir que en Estados Unidos hemos visto muchos casos en los que sí se cumple ello (ahora mismo recuerdo otra con perros: Un chihuahua en Beverly Hills)... será que allí sí son un poco gilipollas los niños. No lo sé.

Os dejo con el trailer, a pesar de haberlo desgranado ya. Eso sí, no me hago responsable de los daños cerebrales que pueda causar a quien lo vea.



Atención también al póster. Yo pensaba que ya no se hacían cosas así. Creía que este tipo de carteles quedaron obsoletos en los videoclubs de los años 80...


4 comentarios:

  1. Mucho derroche de efectos pero la película es mala, no llegué a ver ni hasta la mitad. Los gilipollas son los guionistas.

    Por cierto, el poster me recuerda a la película "Twins" de Schwarzennegger y De vito, por lo de hermanos muy diferentes y por las gafas de sol.

    ResponderEliminar
  2. y asi tienes como perros y gatos, garfield y seguro ke bastantes mas ke no valen ni para reciclar.

    ResponderEliminar
  3. Aparte de que hace meses que no piso un cine por motivos obvios, no hay películas que me interesen un pijo, claramente. Has dicho varias verdades, los niños de ahora están cercanos a los niños yankis en cuanto a idiotez y superficialidad se refiere. Además cuando un "guionista" propone semejante bazofia a unos estudios, se hacen 100 comprobaciones de viabilidad del proyecto, y como se van a proyectar las ventas en DVD´s y a las TV´s. Quiero decir;que 25 jerifaltes de la Disney con 50 MBA´s en Harvard han estudiado todos los riesgos posibles. En consecuencia, nos venden la mierda que queremos comer i son nuestros hijos gilipollas de motu propio(genéticamente) o bien lo son por este tipo de influencias nocivas?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, tampoco es plan para no pisar una sala de cine. Alguna cosa maja entre tanta mierda suele haber. Vale que las supermega producciones son por lo general una mierda, pero bueno si quieres ver una buena peli en el cine, sí que hay...

    Respecto a lo demás que comentas, sería un buen tema de debate, no crees? Afortunadamente ahora no es el momento y tampoco es el lugar, aunque quien quiera que deje su opinión, cómo no! mi casa es su casa y esas cosas...

    Un saludo, anónimo, seas quien seas!

    ResponderEliminar

Paginación