Cargando buscador...

22 de febrero de 2012

Mis directores del 2011

¡Turno de los directores!

Enrique Urbizu por No habrá paz para los malvados


Triunfador de la reciente noche de los Goya, con el mejor guión bajo el brazo y también el de mejor director, hacía tiempo que Urbizu debía estar reconocido entre los grandes del cine español, porque lo es desde hace mucho tal y como demuestra su carrera, tan unida al thriller (aunque él prefiera llamarlo cine policíaco ya que así es más concreto, considerando que el concepto de thriller puede abarcar más géneros que el que él maneja tan bien).  Firme y con pulso dirigiéndo, desenvolviéndose muy bien con lo que tiene entre manos, con las cosas claras, directo a la yugular, tal y como iría el protagonista de su película. Así dirige Enrique Urbizu.

Pedro Almodóvar por La piel que habito


En La piel que habito vemos un Almodóvar diferente, pero también al Almodóvar de siempre. Tal y como comenté al reseñar la película, uno puede ver muchos componentes característicos de la filmografía del manchego, pero también cosas que no se podían esperar, sorprendiendo al personal, como una historia y unos personajes tan retorcidos, tan bien dirigidos (como suele ser costumbre en él), y todo ello sin demasiada floritura. Eso sí, moviendo la cámara y controlando todo como si de un gran cirujano se tratara (qué bien traído, ya que el personaje de Antonio Banderas es a lo que se dedica, precisamente).

Michel Hazanavicius por The artist


El mérito que este director tiene (cuyo apellido no es tan difícil de pronunciar aunque habiendo visto los Goya pasados así lo parezca) es que transporta al espectador a la época del cine mudo y del nacimiento del sonoro, sin tapujos, sin parafernalias, sin darse uno cuenta. Solamente con una historia sencilla, con unos actores extraordinarios (ya sea persona o animal) y un tratamiento delicioso y original, aunque a algunos les pese.

Nicolas Winding Refn por Drive

Si uno conoce la filmografía de este director danés, verá que Drive tiene muchos componentes típicos de sus películas: El tipo de personajes, la iluminación, la historia, el ritmo... Y eso es precisamente lo que más me gusta de este hombre, que tiene un estilo propio, característico. Si no se ha visto ninguna otra película suya aparte de esta, da igual: la experiencia es fascinante. Así que si hay una palabra que defina bien a Nicolas Winding Refn es la siguiente: Personalidad.

Aki Kaurismäki por Le Havre


Un señor que podría decirse que siempre rueda igual pero que llega a emocionarte y a divertirte a partes iguales, logrando que termines de ver la película a gusto con todo y con todos, con una sonrisa tontorrona en la boca, no podría faltar en esta lista. Aki Kaurismäki es un tipo singular y curioso, pero con dos dedos de frente y que sabe ver la vida de una forma peculiar, que es la suya. En Le Havre consigue que se amen a todos los personajes, que se introduzcan en tu propio corazoncito y lo llenen de colores, de esos colores que tienen siempre sus películas. Eup, esto último raya lo cursi. Quedémonos con que este gran finlandés ha realizado una película deliciosa, haciéndonos ver la vida de una forma más optimista de lo que habitualmente lo hacemos.

Takashi Miike
por 13 asesinos


Puede sorprender ver a un director tan inclasificable como Miike en esta lista de favoritos. Pero si se ha visto su película, se comprenderá. Un film de samurais excepcionalmente hecho, muy clásico (al contrario de lo que podría pensarse inicialmente de Miike), con la única pega de que en la primera hora uno se puede perder con los nombres de todos los personajes que se mencionan (claro, es que todos los "chinos" son iguales), pero que una vez empieza lo bueno, uno no puede hacer menos que quitarse el sombrero (en caso de tenerlo). Queda demostrado una vez más que Takashi Miike, ese japonés tan loco que hace tantas películas al año y tan bizarras la mayoría de ellas, cuando se pone a hacer algo bien, puede hacerlo. Y muy bien además. [Ver la reseña que hice de la película aquí]

Asghar Farhadi por Nader y Simin, una separación


Ya sea en el interior de una casa, o en el de un juzgado, o en el exterior, Asghar Farhadi se desenvuelve muy bien con la cámara para arriba y para abajo, sin marear al espectador y sabiendo muy bien qué es lo que está contando, y cómo lo está contando. Reconozco no haber visto más de este director que esta película, pero los argumentos citados hacen que sin duda tenga interés en ver más cosas suyas (su anterior película, A propósito de Elly, parece tener cierto prestigio entre quienes la conocen).

Tomas Alfredson por El topo


Ya lo comenté en la lista de mis actores favoritos del 2011: Esta es una película con la que es fácil perderse. Es una película de espías, con muchos nombres de por medio y asuntos que destapar. Pero Tomas Alfredson (responsable de una de las mejores películas de los últimos años, Déjame entrar) consigue que el espectador no se pierda, que poco a poco vaya entendiendo qué está pasando (ojo, el espectador también debe poner de su parte, eso es evidente) y que uno se olvide de que lo que está viendo es una película de espías (bueno, no del todo porque si no, apaga y vámonos) y que lo que ve es a unos personajes con unas motivaciones, una vida interior y otra social que termina por convencer a todos. O casi. Y eso tiene mucho mérito, sin duda.

Clint Eastwood  por Más allá de la vida


Hay gente que dice que esta es de sus películas más flojas, que el último director clásico no da pie con bola desde El intercambio, pero sobre todo desde Gran Torino. Claro, de repente todo el mundo quiere ver historias como aquella y personajes tan buenos como Walter Kowalski. Nos ha jodido. En Más allá de la vida, Clint Eastwood sorprende con una historia especial, fantástica en el sentido más amplio de la palabra, por supuesto bien llevada y bien hecha... En fin, una nueva buena película de este grandísimo director.


Woody Allen por Midnight in Paris


El mejor Woody Allen ha vuelto por todo lo alto. Vale, vaya por delante que soy de aquellos a los que les gustan todas sus películas, pero al César lo que es del César. Midnight in Paris tiene ese toque de Allen que tanto se añoraba en los últimos años, ese que tan famoso le hizo y que tantas pasiones (y odios) desata. Una dirección sencillísima, con una historia de cuento de hadas y unos actores en estado de gracia. Pensándolo bien... eso de la dirección sencillísima... quizá no lo sea tanto, pero que uno piense que así es... quizá esa sea la razón por la que está en mi lista de faoritos del 2011... Quizá.

2 comentarios:

  1. De acuerdo con Winding Refn, Tomas Alfredson, Woody Allen i Miike (qué gran, y larga, escena de batallas samurais la de '13 asesions'!!!)
    Particularmente me quedo con el Clint Eastwood de este año con 'J. Edgar'; 'Mas allá de la vida' me pareció un poco sosa.
    Y aunque me cueste reconocerlo, Almodóvar ha acertado bastante (aunque no lo soporto como persona; ni a él ni a su ego)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Critic!!

      "J. Edgar" también está muy bien, pero por fecha de estreno no la podía incluir en los mejores del 2011. Veremos qué pasa el año que viene, si está o si no está... A mí sí me enganchó (como es evidente) "Más allá de la vida", me sorprendió porque esperaba algo menos profundo.

      ¡Me alegro que coincidamos en tantos directores! A ver qué te parecen las películas que he elegido como mis favoritas.

      ¡Saludillos!

      Eliminar

Paginación