Cargando buscador...

14 de diciembre de 2009

¡Videoarte!



El artista vienés Seigmund Shifflard vuelve a sorprender con su nuevo trabajo Die treppe, visto ya en diferentes muestras de arte contemporáneo de ciudades como Londres, Nueva York, Tokyo o Barcelona.

Shifflard, con esta su última obra hasta la fecha, ha obtenido galardones tan prestigiosos como el Videoart's Special Prize de Oslo y el Premio Nuevas Listas de su Viena natal, donde el célebre autor nipón Tomoro Sikucho (miembro del jurado) alabó el vídeo y la carrera de Shifflard con las siguientes palabras:

La repercusión que puede tener una pieza como la de Shifflard va más allá de lo que conocemos hasta hoy como videoarte (...) No tiene nada que ver con Internet, o con la televisión, o con cualquier forma artística vista. Shifflard es prácticamente, a día de hoy, un semidiós.

Evidentemente nunca llueve a gusto de todos y el autor que nos ocupa también tiene sus detractores, como Michael Yorkwood, crítico especializado en arte de la revista Time (que lo mismo redacta una crónica sobre arte que lo hace sobre cómo elaborar un tiramisú), con declaraciones bastante polémicas como:

Seigmund Shifflard es un señor que con la edad que tiene debe dejarse de atrocidades como las que "crea" y dedicarse a otras cosas que eviten que su cerebro continúe atrofiándose a una velocidad brutal (...) Son verdaderas aberraciones, un insulto a la creatividad y a la inteligencia del resto de la Humanidad (...) Nunca he tenido tantas ganas de asesinar al primero que me encontrase por la calle como cuando salí de aquella exposición sobre Shifflard.

Precisamente tanto Sikucho como Yorkwood coincidieron en septiembre pasado en Moscú y protagonizaron una de las escenas más bochornosas que se han sucedido en este mundillo del videoarte, tras el visionado de una de las obras de Shifflard, no sólo insultándose sino incluso llegando a las manos, resultando ambos hospitalizados con diversos traumatismos. Un videoaficionado que accidentalmente fue testigo directo de toda la situación, logró grabarlo todo y tras colgar su vídeo en Internet, resultó ser el más visto de todo el mes con millones de visitas y descargas. Lamentablemente, ha sido suprimido debido a una petición del propio Shifflard, alegando "no es mi deseo que la gente pueda asistir a la indecencia de una situación tan absurda y extraña de la que he sido indirecto catalizador".

Aun estando en el hospital y con magulladoras aún perfectamente visibles, Sikucho y Yorkwood hicieron sendas declaraciones...

Michael Yorkwood: No me retracto en absoluto de mis palabras. Por unos cuantos golpes recibidos en las costillas y en la cara no me acabará gustando lo que Shifflard realiza. Es una tomadura de pelo y siempre lo será.

Tomoro Sikucho: Esto es, directamente, lo que hace grande al arte y lo que logra que tras siglos de evolución de la raza humana, cualquier persona, en cualquier parte del mundo, sienta admiración por obras como las de Seigmund Shifflard.

Polémicas aparte, Shifflard ya ha anunciado que tiene preparadas algunas nuevas piezas videoartísticas que espera poder exponer de nuevo en las ciudades ya comentadas, así como intentar llegar a otro tipo de público, "tengan el credo que tengan y provengan de donde provengan".

6 comentarios:

  1. Wow! Me he quedado... yo soy más de Yorkwood!!

    ResponderEliminar
  2. Yo no sé qué decirte asier... realmente el v ídeo de las escaleras tiene "algo", no sé aún qué es exactamente... ;-)

    ResponderEliminar
  3. Okkkkk jajajajajajajaja, de por dios... Que vomiten sobre mí me tomen una foto...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: Creo que Shifflard pensó en eso también para una de sus creaciones, según dijo en no sé qué entrevista... Sería la leche ver eso, aunque reconozcamos que tremendamente desagradable...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!!!!! Me voy a hacer máxima fam de Seigmund Shifflard, el punto final del corte en el momento que llega arriba hace que sea una obra excelente

      Eliminar
    2. Es que el tío es un auténtico maestro! yo me quito el sombrero ante él

      Eliminar

Paginación