Cargando buscador...

3 de marzo de 2011

Angelo... eso es Twin Peaks

El vídeo que presento a continuación es impresionante. Se trata de Angelo Badalamenti, compositor habitual de las películas de David Lynch, narrando cómo fue la creación de uno de los temas más importantes de la banda sonora de la grandísima, inolvidable y referente serie de televisión Twin Peaks (¡ni Perdidos ni leches!).



El vídeo lo vi en su momento en el extinto blog de Nacho Vigalondo.

Cada capítulo contenía una magia y un misterio inigualables, así como toda la fauna de personajes que habitaban el pueblo. Kyle MacLachlan siempre será recordado como el agente Cooper, charlando con la invisible Diane, obsesionado con el buen café de Twin Peaks y con sus extraños sueños reveladores...

Y el final de la serie... ¡menudo final! La primera vez que lo vi hace muchos años podría decirse que pasé miedo, y el resto de veces quizá ya no exista esa sensación pero sin duda persiste el aire de inquietud e intriga que tan bien se muestra en todos los capítulos.

Como extra, incluyo también la intro de la serie, con esa fantástica música y las imágenes del pueblo. Inolvidable.



9 comentarios:

  1. jajajaja... que gracia tienes, chiquillo :) Me ha encantado eso de '¡ni Perdidos ni leches!' :P
    La verdad es que con la cantidad de comentarios que he oído sobre la decepción por ese extraño final de, 'Perdidos', creo que ya no me llama verla. Y estoy de acuerdo contigo, 'Twin Peaks' es una pedazo de serie como la copa de un pino. Sin duda marcó un antes y un después en este tipo de seriales. Inolvidable banda sonora...
    Por cierto, Jon, me han hablado muy bien de 'The wire' y no se si tu has tenido ocasión de seguirla... Siempre me fío de tus muy interesantes recomendaciones. Besos, guapo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ouiser! jejeje es que lo de "Perdidos" siempre me ha llegado al alma, sobre todo cuando en la primerísima referencia que tuve de la serie me la compararon precisamente con 'Twin peaks'. Amos anda!! Twin Peaks es una serie única, inigualable.

    Respecto a "The wire" no la he visto aún pero llevo unos cuantos meses queriendo echarle mano... a mí también me han hablado super bien de ella, así que a ver si la pillo por algún lado.

    Besos pues Ouiser!!

    ResponderEliminar
  3. Este vídeo yo lo vi cuando me compré la edición en deuvedé especial de Twin Peaks (la gold edition) y es un momento de comunión espiritual revelándose ante nuestros ojos..

    ResponderEliminar
  4. Ibán estoy totalmente de acuerdo. Una auténtica gozada y que contada por el propio Badalamenti es realmente histórico.

    Qué afortunado que tienes el pack, por cierto!

    Un saludo Ibán.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, llego un poco tarde, como casi siempre, pero tengo que decir que, por fin, y ya llevaba años con la mosca detrás de la oreja, he visto la serie (entera, ni semi, ni desnatada, je,je). Sólo me queda la peli, pero no creo que aporte mucho más.
    Durante aproximadamente un mes, he estado viviendo en realidades paralelas, una la mía (y las suyas propias), y la otra, la del pueblito de Twin Peaks.
    Es una gozada poder disfrutar de los capítulos como pequeños copazos nocturnos, y más, disfrutándolos en soledad, que creo que es la mejor manera de ver la serie (sobre todo el último capítulo, antes de irse uno al baño a lavarse los dientes, je,je).
    Mishima!!, gracias por tu post, y por el vídeo.
    Jorge, ¡VP!
    Pd: por cierto, poca gente lo sabe, o no se da cuenta, pero las verdaderas Twin Peaks (al menos las europeas) se encuentran justo a la salida de Irurtzun, dirección Donosti, donde se inicia la autovía de montaña A-15. Ahí están las Dos Hermanas, gemelas, bellas, y al acecho. Lynch, por favor, rueda en la frontera entre Gipuzkoa y Nafarroa, Guipúzcoa y Navarra, porque material, hay, vaya que sí. Conozco a un tipo que vive en B... (final abrupto).
    http://4.bp.blogspot.com/_l07u_HRB-c0/TBpy2t8p-eI/AAAAAAAAAkY/-Xhf34YV3VA/s1600/2321076266_7a42b9f997_o.jpg

    ResponderEliminar
  6. ¡Jorge! Efectivamente muy poca gente conoce a las Dos Hermanas... Yo cada vez que paso por ahí me quedo maravillado pensando en la gran cantidad de misterios que deben albergar...

    Respecto a la serie, tú lo has dicho: cada capítulo es una pasada. También es muy divertido comprobar cómo se les fue la olla durante biena parte de la serie, con todas klas historias con aquellos personajes orientales, por ejemplo. Recuerdo que hace pocos años cuando empezaron a re-emitir la serie en TV los domingos de madrugada, un servidor grababa en vídeo los capítulos pero cuando alguna vez el vídeo me fallaba o directamente no me daba tiempo a programarlo y me perdía alguno de los capítulos, al ver el siguiente ya no tenía ni idea de dónde salía tal o cual personaje o qué había pasado con algún otro. Un despiporre que en realidad lo que provocaba era que me enganchara un poquito más.

    Gran serie. Gran creador. ¡Talento puro!

    ¡¡VP, saludos!!

    PD: Con la peli no te pierdes gran cosa, la verdad. Se puede ver como curiosidad, pero yo no guardo un especial recuerdo de ella.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero cómo!

    Pshhh, la peli no está mal, aunque le sobra más que le falta. A destacar las curvas, primero, y segundo, los delirios de Laura, las escenas in the backside of the Roadhouse, la auto-parodia de Lynch, todo ok.

    Pero al propio asesinato de Laura le falta fuerza y misterio (todos sabemos lo que va a pasar). La primera parte del camping sobra del todo, aunque se agradece la presencia de Dean Stanton.

    De la serie, decir que hay muchas historias que se quedan sin un final como tal, nada contra esto, pero uno se encariña tanto con algunos personajes... (con el padre de Audrey y su hermano, sobre todo, vaya parejita).

    A modo de resumen. Lo peor de la serie: el personaje de la china esa, Joan Chen, insoportable, feucha, sin alma, bochornoso exotismo sacado de la etapa bélica yanki en el Lejano Oriente, enamorada del sheriff, personaje patético a su vez (pero al menos bien construido).

    Tengo debilidad especial por el primer capítulo de la segunda temporada, en el que a Lynch se le va la olla cosa fina (los productores se dieron cuenta enseguida). Lástima de algunos capítulos de la segunda temporada, del octavo al catorceavo más o menos, en los que la serie se convierte en una del montón, vive de glorias pasadas, hasta que entra en escena el señor Wilton, que tampoco es que sea muy atractivo como personaje, pero bueno, se deja ver.

    Ahora, hay que plantear una cuestión. Uno sabe que la segunda temporada son 22 capítulos, y no hay más. Es decir, en el 22 la historia se acaba. Es como cuando quedan diez hojas de una novela de 1000 páginas. ¿Qué cojones va a pasar? Pues seguramente, nada, o casi nada, que para esto ya están los relatos/cortometrajes. Es la pega de saber que el pastel se acaba.

    Ya despegado del mundo de Twin Peaks, sigo aferrado a él, gracias a que sigo escuchando sin cansarme algunos temas de la/s banda/s sonora/s.

    Eso sí, pueden pasar años antes de que me anime con otra serie de TV. Muy difícil de superar. Que ya tengo mis años, y uno llega a casa cansadito de ver cosas raras por la calle.

    Por ejemplo, el otro día en el metro, en plena campaña de publicidad "erectoral", vi un cartel de un tipo clavadito a Hank, el marido de la guapa camarera, el que ha estado en la cárcel. Esto es lo normal. Lo extraño fue el que yo me empecé a reir, pero reprimí mi sonrisa con una mueca que alguien debió ver. Y este alguien, ¿ustedes creen que tendrá ganas de ver la televisión cuando llegue a casa? Si es así, mal andamos.

    Bueno, pues eso, para que vuelva Lynch, tenemos que volver nosotros también. Voto por la mueca. Por los espejos, por las canas, por Bob. ¡Qué majo él con su cazadora vaquera y esos pelánganos! ¡Como tiene que ser! O como Jon leyendo historias de semen tántrico en el tren...

    Ale,
    J.

    ResponderEliminar
  8. Amigo J., gran final el de tu comentario, sobre todo lo respectivo al semen tántrico, bien traído. Parece ser que los trenes tienen la culpa, hum... tema de estudio, sin duda.

    Hombre, tú tienes muy reciente la serie, y la peli. Yo por el contrario hace mucho que no la reviso pero lo grande, grandísimo, que tiene todo ese universo Lynchiano, es que muchas imágenes se le quedan a uno grabado en la mente, a fuego. Y algunos personajes también. Aunque no se les vea nunca o aunque quizá ni existan, como Diane.

    Está claro que cuando uno sabe lo que va a pasar, si no está bien condimentado todo, la cosa pierde garra, y es lo que pasa con la peli. Una pena. Pero Lynch siempre merece un revisionado y un gran voto de confianza, como lo merece Carpenter.

    Para acabar, un solo apunte sobre el personaje de la china Joan Chen: Siempre me pareció insoportable. Y la pasividad del sheriff me enerva, pero sí, cae bien el tío. Ella no.

    ¡Ala, VP!

    ResponderEliminar
  9. PD: A mí también me cuesta horrores ponerme a ver una nueva serie. Y más todavía cuando ya está catalogada "de culto". Esta etiqueta me desprestigia muchas cosas.

    Para mí, "de culto" sólo es Twin Peaks. Venga va, y quizá "Los Soprano". Bueno vale, y "V" (versión ochentera claro). En fin, y "Canción triste de Hill Street"... Ya puestos, "El gran héroe americano"... Ah sí, y "Los vigilantes de la playa". Un momento, no. Esta última no.

    Etc.

    ResponderEliminar

Paginación